Por qué escribo sobre duelo, muerte perinatal e infertilidad.

Quiero hablar de la maternidad en un amplio espectro, y eso incluye, ser padres en duelo (la infertilidad también requiere un proceso de duelo). Cuando una familia pierde un hijo o la posibilidad de engendrarlo, la razón tiene pocos argumentos y consejos que sirvan para transitar ése duelo. Más allá de nuestra cultura occidental en la que la muerte (sobre todo de si es de un bebé) y el sufrimiento son un tabú, hay una emoción ancestral que compartimos con los demás mamíferos. Hablaré mucho de nuestra condición de mamíferos, de la parte más instintiva, para indagar en nuestro comportamiento más “animal”, ya que al fin y al cabo somos animales-mamíferos de especie humana.

Ése dolor, ésa pena, enfadarse, recordar… no son piedras en el camino, no nos hacen volver atrás, sino que nos ayudan a avanzar y gestionar la pérdida. Ésas pulsiones que nos invaden por más racionales que seamos, tienen que recobrar su lugar y la importancia que merecen. No me refiero a anclarse en el dolor, sino a dejarlo salir, darle espacio, y poderlo expresar. Si dolemos es porque amamos, incluso a los hijos que no hemos podido concebir los amamos antes de que existan físicamente. Por eso es sano permitirnos sentir libremente y durante el tiempo que necesitemos.

No son temas agradables, quizá sería más fácil o entretenido para mi y para quien me lea, ir a parar a un blog con un toque más humorístico, ameno y alegre. Pero hay de todo en éste mundo, y las pérdidas perinatales existen, así como el duelo y la infertilidad, y con ello, la necesidad tanto de leer como de escribir sobre ello. Y éstas son las principales razones por las que he decidido hablar ello:

  • Mi necesidad: Cada persona tiene una manera que le funciona para “dejar ir”, la mía siempre ha sido escribir, aunque siempre lo hacía para mi. Normalmente gestiono mis conflictos personales poniendo mis ideas en orden en un texto, reflexionando, y según que casos, hablando con un amig@ en confianza. Pero en el momento en que decidí formar una familia y las cosas se torcieron tanto, he ido acumulando vivencias que pesan demasiado si me las quedo para mí. Las he ido escribiendo conforme han pasado o tiempo después, y me ha aliviado muchísimo soltarlo. Por ejemplo, voy a ir compartiendo el macro-relato de el parto de mi hijo Aritz por partes, y veréis que es muy extenso y con muchos detalles. No sé si puede ser interesante, pesado de leer o sin sentido para los demás, pero yo quiero compartirlo. Ése día marcó un antes y un después en mi vida. Pasé los primeros meses reviviendo día y noche detalles dolorosos, todavía de vez en cuando tengo pesadillas y recuerdos que asaltan mi mente involuntariamente. Hasta que decidí empezar a escribir todo lo que recordaba. Tardé más de un mes en acabar de ponerle palabras a ésas horas, y fue un proceso doloroso pero sanador. A medida que fui expresándolo, dejé de revivirlo tan a menudo. Necesitaba inconscientemente recordarme ciertas cosas, para que no me olvidase que hacen daño y han marcado mi vida. Al haberle prestado la atención que merecían, la intensidad, y el tiempo de gestión, he conseguido poder recordar más a menudo y mejor los detalles bonitos como la cara de mi hijo.
  • Ayudar a quién esté pasando por lo mismo: No a todo el mundo le va bien sumergirse en ésto, pero hay muchas familias que sí lo necesitan. He encontrado muchos grupos y foros de ayuda dónde la gente acudía tanto para expresar cómo para leer y sentirse menos solos en éstas situaciones. A mi misma me ayudaron muchísimo los relatos de otr@s, porque te sientes identificada, y puedes encontrar en los demás puntos de vista y maneras distintas de gestionarlo que te pueden ayudar. Además, cuando te ves en éstas situaciones buscas muchas respuestas, información… Puedes necesitar saber exáctamente cosas como: que pasa durante y después de sufrir un aborto, a que te enfrentas cuando te diagnostican infertilidad, qué derechos tienes cuando tu hijo fallece… Si mis experiencias pueden servirle a alguien, aunque sea una sola persona, me doy por satisfecha.
  • Visibilizar e informar: Si cuento experiencias tan íntimas no es porque me guste airearlas, es porqué falta mucha información y quiero poner mi granito de arena. Éstos temas no son tratados abiertamente y por eso, tenemos pocos recursos para hablar de ellos. Siempre se repite el consejo que no es aplicable: pasa página, relájate, no te hundas, tienes que superarlo… No se aborda el tema en su profundidad, muchas veces porque no se sabe como manejarlo, y las demás porque no queremos que nuestros allegados sufran, y les queremos dar ánimos. Pero es que, los duelos se transitan, no se superan, se convive con ello. Y no son finitos, no llega el día en que dices: ¡ya está!. Y día a día no hay un espacio para el proceso, para recordar, poner sobre la mesa e ir dándole forma a todo lo que sentimos. No hay un intercambio natural de información como lo hay en otros procesos de la vida. Se tiende a evitar temas dolorosos por no remover al que los vive, por no saber que decir, o porque a uno mismo le incomodan. Pero estaría bien poder hablar con naturalidad, y preguntar al doliente si le apetece, si lo necesita o está cómodo hablando de ello en ese momento. Necesitamos visibilizarlo, dar información, que haya cierta “cultura” emocional para poder abordarlo. Cuando alguien está en un proceso de éste tipo, se reciben muchas opinones y consejos, pero poca información relevante, por éso quiero tratar éstos temas. Además, nunca se sabe que puedes encontrarte en el camino, y creo que está bien tener conocimientos y saber de antemano ciertas cosas que nunca te habías planteado.
Memorial del niño no nacido, de Martin Hudáček

Memorial del niño no nacido, de Martin Hudáček

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

Anuncios

6 comentarios en “Por qué escribo sobre duelo, muerte perinatal e infertilidad.

  1. Que fuerte todo lo que has pasado, yo anduve tomándome un tiempo para recomponer mi cuerpo y mi mente, de todas las que me han tocado estos últimos años, pero cuando leo historias como la tuya me lleno de esperanzas, FELICITACIONES POR ESTE MILAGRO QUE ESTAS TRANSITANDO!!! OJALA PUEDAS DISFRUTARLO AL MAXIMO!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Mely! Tú eres una valiente guerrera, tomar un descanso para poder seguir luchando entera es una sabia decisión. Nunca pierdas la esperanza, espero leer pronto que llevas un milagro dentro, lo mereces. Fuerza!!!

      Me gusta

  2. Quiero felicitarte por esa gran fuerza que emanas, y agradecer haber encontrado tú blog, hoy hace menos de tres meses hemos perdido a nuestra pequeña nahia en un parto traumático que por una gran cadena de errores terminó en una cesárea de urgencia y con mi nena asfixiada con 36+1 semanas de vida y 3,5kg pero como somos “primíparas” por lo tanto idiotas, no podemos decir ni decidir,llevan un protocolo que no entiendo, aún siendo mi embarazo de alto riesgo, que no me miraran ni una vez la tensión arterial y la falta de atención y personal porque era un domingo terminó en tragedia, y después de 40 horas tuvieron que desconectar a nuestra hija, así que he sido madre y no me siento como tal, en el hospital no hubo explicaciones, sólo un “estas cosas pasan”,”la naturaleza puede con la medicina ” o” es que igual tú dilataste muy rápido y al bebé no le dio tiempo a salir “; como si fuera algo que una mujer pudiera controlar, decir : ” pues mira hoy me he levantado con ganas de dilatar cuatro centímetros porque me dio la gana”,desgraciadamente me he identificado por el trato en el hospital, el día más alegre de nuestra existencia se ha convertido en el principio del llanto y el dolor, pero cuando por casualidad di con tu blog y no me he sentido sola, hay muchos sentimientos que todavía no sé como afrontar, pero al ver tu determinación y tu amor por la vida encendiste una pequeña luz que me da un poquito de esperanza, de verdad que deseo con todas mis fuerzas que tu bebé llene de alegría vuestra vida, muchas gracias por estar aquí, un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Sharai, ante todo, lo siento mucho por tu hija, por vosotros, por la negligencia y el trato que recibisteis… Es una tragedia perder un hijo o hija, nada os podrá quitar ese dolor, ese vacío… Es normal estar destrozados, no lo evitéis y dejad salir todo lo que sintáis, sin prisa. Nahia (es un nombre precioso, por cierto) siempre os faltará, pero aprenderéis a vivir con ese hueco, recordadla con todo el amor que merece.

      Me parece una irresponsabilidad no tomarte la tensión, ¡si es lo primero que le hacen a una embarazada en cuanto pone un pie en el hospital! Y es lamentable que te dieran tales excusas, son todo mentiras… Una mujer no dilata demasiado rápido, si lo hace rápido es lo mejor para su bebé, ya que ellos salen cuando se abre el canal de parto. Nos tratan como si fuésemos niñas, ignorantes, sin poder de decisión… Siento que te tocase un equipo médico tan poco humano y profesional.

      Te puedes sentir MADRE en mayúsculas, la has amado desde el primer día, a lo mejor desde antes de que llegase a tu vientre, la has sentido, la has cuidado, le diste la vida, y será siempre tu hija. Aunque se fuese demasiado pronto y solamente la viste unas horas, eres su madre.
      Espero que tú y tu pareja os apoyéis mucho, y que vuestro entorno respete y comprenda vuestro dolor. Me alegra haberte podido ayudar un poco, si he encendido tu esperanza siendo todavía tan reciente, es que estás llena de fuerza y podrás con todo. Gracias por pasar por aquí y compartir tus sentimientos conmigo, me ha emocionado tu historia, por más casos que conozca me invade la tristeza y la impotencia siempre que me entero de uno… Si necesitas hablar, o lo que sea, te paso mi contacto. Hay muchos foros y páginas a las que puedes acudir si necesitas información o apoyo, si lo necesitas te facilitaré todo lo que esté en mi mano.

      Gracias por tus buenas esperanzas, nuestro bebé ya nos llena de alegría antes de haber nacido, habiendo perdido a nuestro hijo, ahora aprovechamos cada segundo para vivir felices y agradecidos por lo que tenemos.

      Te deseo lo mejor, aunque ahora lo veas negro muchos días, seguro que sabes como encontrar el camino.
      Un sincero abrazo ❤

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s