Mi plan de parto

El plan de parto es un documento en el que se recogen las preferencias de los padres desde que se ingresa, hasta el día del alta, contemplando todas las posibilidades y variables. Aunque algunos centros ofrecen su protocolo de nacimiento, pero es de vital importancia leerlo, informarse, y tomar decisiones para hacer uno propio, ya que cada mujer puede desear algo completamente distinto, y todas las opciones son válidas.

Es un derecho del paciente presentar su plan de parto, y no hay una manera estandarizada de hacerlo. Es un documento que debe presentarse en el hospital en el que se dará el nacimiento, previamente a este, y debéis solicitar el sello del centro conforme lo reciban. De igual manera, os recomiendo poner un par de copias en la bolsa del hospital, una para vosotros, y otra para entregarla el mismo día del parto, para asegurar que lo tienen presente. Una opción para aseguraros de que el hospital recibe el plan de parto, y tener un comprobante de ello, es mandar una copia mediante burofax, tal como explica mi compañera de el Pollito Mamífero en esta entrada.

Cualquiera de los puntos, son revocables en el momento, dependiendo de las circunstancias y la opinión de los profesionales, pero siempre con el consentimiento de la paciente o de su pareja.

El objetivo es que se respeten nuestras elecciones y que transcurra en un ambiente respetuoso tanto con nosotros como para el bebé. Para mi, al optar por un parto natural y preferentemente sin epidural, hay varios puntos que para mi son de vital importancia, como el respeto de los tiempos, el libre movimiento, la no intervención innecesaria, la tranquilidad… Por eso, y al haber tenido una mala experiencia previa en el parto de Aritz, hemos optado por pedir el traslado a un hospital con protocolo de parto natural, más adecuado a nuestras necesidades.

Quien desee usarlo como plantilla, puede hacerlo libremente rellenando los espacios de datos personales, y obviamente, valorando punto por punto si es lo que deseáis o no. Yo he elaborado el mío a partir de 4 planes distintos que he leído (uno de ellos es el de la mamá de pollito), y he buscado mucha información para tomar mis decisiones. Podéis encontrar en internet numerosos planes, plantillas, y guías estandarizadas para elaborarlo.

Si esperáis un bebé os recomiendo hacerlo, no solamente para transmitir al centro vuestras opciones, sino también para hacer una reflexión acerca del mismo proceso de parto, lo que puede suceder y que tanto la mamá como su acompañante tengan claro lo que desean.

A continuación os dejo el mío, espero que os sea de utilidad para elaborar el vuestro, y para plantearos cuáles son vuestras preferencias 😉

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

 

Estimados profesionales del Hospital (rellenar):

Dejando constancia escrita del Plan de Parto y Nacimiento buscamos primordialmente facilitar el diálogo entre el personal sanitario que nos atienda y nosotros (mi pareja y yo), expresando nuestras preferencias, necesidades, deseos y expectativas, siempre considerándome una mujer gestante con futuro parto de bajo riesgo y en ningún caso, una enferma.

Asimismo, soy consciente de las dificultades y/o imprevistos que puedan presentarse y por lo tanto, yo, la gestante, me reservo el derecho de cambiar (de manera, escrita u oral) cualquier preferencia aquí plasmada dependiendo del desarrollo de los acontecimientos. Así como espero que se me informe de cualquier posible intervención esperando mi consentimiento antes de cualquier práctica, según establece el art. 4.1 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre.

Pedimos disculpas de antemano si en este plan de nacimiento incluimos peticiones que ya están en el protocolo del hospital. Y somos conscientes de que cualquier variación en el mismo es posible a última hora, ya sea por nuestra parte o porque las circunstancias así lo precisen.

Por eso, yo, (rellenar nombre) con DNI nº (rellenar) y teléfono (rellenar) presento este Plan de Parto y Nacimiento con fecha prevista para (rellenar), en el Hospital (rellenar), con el fin de que sea añadido a mi historia clínica y pueda ser leído por los profesionales implicados en la atención de mi parto.

Mi pareja, (rellenar), con DNI nº (rellenar) , y yo hemos escogido su hospital por la atención respetuosa y protocolo de apoyo al parto natural y la lactancia materna que ofrecen a las embarazadas.

Gracias a; nuestra matrona (rellenar), y a las clases de preparación al parto que estamos siguiendo, nos decidimos  poner en contacto con ustedes, y tras poder ver sus instalaciones personalmente queremos que nos acompañen en este momento tan especial de nuestras vidas en el que recibiremos a nuestro hijo, (rellenar nombre). Para ello, hemos pedido un cambio voluntario de hospital de referencia, trasladándonos del ( rellenar nombre antiguo hospital) al suyo.

Para que el nacimiento del pequeño (rellenar) sea lo más natural y menos intervenido posible deseamos evitar a toda costa una inducción al parto y una cesárea. En caso de que surja una situación que se presente como una emergencia médica, sepan que contarán con nuestra total cooperación una vez que hayamos recibido explicación de la necesidad médica y que hayamos contado con tiempo para consultar la decisión entre nosotros.

Deseamos recibir explicaciones claras sobre todos los procedimientos, sobre el progreso de la labor a medida que se evalúe, y sobre cualquier posible complicación que se presente. En ausencia de circunstancias especiales, solicitamos que se respeten las siguientes peticiones.

  1. LLEGADA AL HOSPITAL

1.1. PROCEDIMIENTOS DE RUTINA A LA LLEGADA AL HOSPITAL

SI autorizo:

La medición de la temperatura corporal, pulso y tensión arterial considerando que son procedimientos que deben hacerse pues pueden tener implicaciones para el desarrollo del parto.

NO autorizo:

  • La colocación de una vía con suero ni medicación que no sea necesaria.
  • La amnioscopia, como prueba de rutina porque conozco los riesgos que conlleva.

De ser alguna de las dos extremadamente necesarias, no se realizarán sin antes obtener mi consentimiento informado.
Deseo se favorezca la micción espontánea y no el sondaje (si fuera estrictamente necesario se aplicaría únicamente con mi consentimiento).

1.2. PERSONAL SANITARIO, INFORMACIÓN E INTIMIDAD

  • En todo momento mi pareja permanecerá a mi lado, si no existe contraindicación.
  • Deseamos (mi pareja y yo) que todo profesional que me atienda se presente y me explique el motivo de su presencia. Deseo ser atendida por una matrona, y que, en la medida de lo posible, me asista el mismo equipo durante todo el proceso (entendiendo por supuesto, los cambios de turnos de personal).
  • Deseamos ser informados si voy a ser atendida por profesionales en periodo de formación (MIR, matronas en formación…) y en tal caso, esperar mi consentimiento.
  • Deseamos estar informados en todo momento sobre la evolución del parto y que se nos haga partícipe de las decisiones sobre el mismo.
  • Deseamos que durante la dilatación y el parto solamente esté presente el personal indispensable, entendiendo que podría ser necesaria la intervención de un ginecólogo o pediatra si surgiera algún imprevisto. Si el proceso de dilatación discurre con normalidad, deseamos estar mi pareja y yo solos todo el tiempo posible.
  • Deseo dar a luz en un ambiente tranquilo, cálido e íntimo (luz tenue, silencio, pocos espectadores…). Por lo que solicitamos que cualquier persona llame a la puerta antes de entrar y tenga la amabilidad de presentarse.
  • La información sobre posibles complicaciones y sobre ventajas/inconvenientes de posibles tratamientos o pruebas, así como el asesoramiento sobre pruebas alternativas será siempre bien recibida. Si yo no pudiera atender, mi marido se encargará, ya que él sabe perfectamente mis preferencias.
  • Deseo que se nos informe en todo momento de los procedimientos a seguir, y que no se me realice ninguna maniobra ni se me administre medicación alguna sin consentimiento previo. 

 

2. BORRAMIENTO Y DILATACIÓN

  • Deseo dilatar en la intimidad con mi pareja.
  • Elegimos que el inicio de la labor sea espontáneo, así que no precisaré inducción innecesaria.
  • El respeto por mis tiempos de parto, por las necesidades que puedan presentarse y por nuestra intimidad creemos que es fundamental para culminar con una labor satisfactoria.
  • Si se encontrase la presencia de meconio en el líquido amniótico, autorizo a que se realice una prueba de PH, para valorar la gravedad de la situación y poder decidir.

2.1. BOLSA AMNIÓTICA

Si llegase al hospital con la bolsa amniótica intacta:

  • NO autorizo la amniorexis artificial como proceso rutinario (esto incluye la maniobra de Hamilton), prefiriendo dejar que el proceso siga su curso natural, facilitando así, un parto respetado. Según entendemos el único caso en que este procedimiento estaría justificado sería para extraer sangre al feto y medir el PH del bebé.

2.2. TACTOS

  • Solicito que se me hagan el mínimo número de exámenes vaginales (siempre con permiso previo) para evitar rotura prematura de membranas y favorecer la introspección.
  • NO autorizo a que se me realice ninguna maniobra añadida a los tactos (maniobra de Hamilton, separación de membranas u otras), y sin ser informada debidamente de los motivos de ésta.

2.3. MONITOREO FETAL

  • NO deseamos que el monitoreo fetal sea continuo siempre y cuando el parto no sea de alto riesgo.
  • SI preferimos una MONITORIZACIÓN INTERMITENTE, que no restringe tanto los movimientos.
  • Si el uso de las correas fuera necesario, me gustaría utilizar unas inalámbricas, si las tuvieran, para poder seguir moviéndome libremente.

2.4. VÍA INTRAVENOSA

  • NO deseo que se me aplique una vía intravenosa rutinaria porque dificultará mis movimientos. En el caso de que fuese estrictamente necesario colocarla, se nos informará cuáles sustancias se administrarán por gotero.

2.5. ENEMA Y RASURADO PÚBICO

  • NO deseo la administración rutinaria del enema ya que no se aconseja.
  • NO deseo la práctica rutinaria del rasurado perineal al no ser necesario.

2.6. ADMINISTRACIÓN DE OXITOCINA SINTÉTICA

  • NO queremos la administración de oxitocina sintética como proceso rutinario porque estamos al tanto de sus efectos secundarios. Se procurará un ambiente para que yo pueda segregar de manera natural mi propia oxitocina (aclarado en el último párrafo del punto 2).
  • En caso de labor estacionada o lenta nos gustaría practicar la estimulación natural de oxitocina -del pezón o clítoris-, y contar con privacidad ininterrumpida para hacerlo así. Entre mi marido y yo haremos uso de los masajes perineales en la intimidad, e intentar así mantener la integridad de mi periné.
  • Si fuera estrictamente necesaria la administración de esta sustancia, se me aplicaría la dosis mínima siempre priorizando el bienestar fetal.
  • Permitan que la labor siga su curso natural sin comentarios sobre “apurar las cosas” o “acelerar la labor”.

2.7. EPIDURAL

  • NO deseo la administración de esta anestesia, en el caso de que el dolor fuese insoportable me reservo el derecho de poder cambiar de opinión y quisiera siempre y cuando fuera posible la dosis mínima (walking epidural), para aún con anestesia poder moverme.
  • Agradeceríamos que no se nos hagan ofrecimientos o sugerencias de anestésicos o analgésicos o conducción de la labor, a menos que así se solicite. Pero estamos abiertos al uso del óxido nitroso.

Preferimos utilizar técnicas alternativas para paliar el dolor, tales como:

  • Relajación (meditación), así como técnicas de respiración y vocales.
  • Aromaterapia.
  •  Luz tenue, ambiente cálido e íntimo.
  • Música suave de nuestra preferencia.
  • Masajes por parte de mi pareja con técnicas de frío y calor.
  • Uso del agua caliente (ducha o bañera si fuera posible).
  • Uso de materiales de apoyo (como por ejemplo pelota de pilates).
  • Métodos que activan los receptores sensoriales periféricos como la práctica de TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea), si disponen de ellos.
  • Inyecciones de agua estéril.
  • Óxido nitroso (si disponen de él).

 

2.8. MOVIMIENTO LIBRE DURANTE LA DILATACIÓN

  • Me gustaría poder ir al baño las veces que quiera, hacer uso de la bañera como método alternativo al dolor y, en su defecto, poder darme una ducha caliente.
  • Así como poder deambular, moverme y posicionarme libremente.

 

2.9. ALIMENTOS Y BEBIDAS

  • Deseo poder tomar alimentos o bebidas de fácil digestión si el parto se prolonga.

 

3. FASE DE EXPULSIVO.

  • Si fuera posible, NO deseo pasar a paritorio, preferimos quedarnos en la sala de dilatación o en la habitación.
  • Desearía disfrutar de una atmósfera de luces tenues y ambiente tranquilo, con palabras suaves de aliento, sin comentarios que puedan distraerme.
  • Deseamos el menor número posible de observadores sanitiarios.

3.1. PUJOS.

  • Quiero que mis pujos sean ESPONTÁNEOS, no dirigidos, pudiendo seguir mis instintos, siempre que no se me haya administrado la epidural y por esta causa sea necesario dirigirlos.
  • NO deseo realizar los pujos en apnea, prefiero realizarlos en espiración, más eficaces para preservar la musculatura perineal.

3.2. MOVIMIENTO DURANTE EL EXPULSIVO.

  • Deseo tener LIBERTAD DE MOVIMIENTO durante el proceso expulsivo, pudiendo adoptar la postura que más me convenga en cada momento, evitando la litotomía.

3.3. EPISIOTOMÍA.

  • NO deseo que se me practique este corte de manera rutinaria y sin razón de peso. En el caso que fuera estrictamente necesaria, se realizará una vez que se obtenga mi consentimiento. Soy consciente de que podrían producirse desgarros, pero a no ser que este se prevea de grado 3 prefiero que todo se desarrolle de forma natural. En todo caso, me gustaría que se me explicara siempre la situación y poder decidir.

3.4. MANIOBRA KRISTELLER.

  • NO deseo que se me practique bajo ninguna circunstancia esta maniobra para acelerar el expulsivo, por estar contraindicada por la OMS y por la SEGO dado que conlleva múltiples riesgos.  Esta maniobra podrá ser evitada si se me permite moverme, se respeta el ritmo de mi parto, no se dirigen mis pujos, se me alienta y ofertan métodos alternativos a la epidural…

3.5. PARTO INSTRUMENTAL.

A no ser que sea estrictamente necesario, NO deseamos que se usen elementos externos como:

  • Fórceps.
  • Ventosa.
  • Espátulas.

Si fuera indispensable, se hará con mi consentimiento previo, y con mi pareja presente en todo el proceso.

3.6. NACIMIENTO.

  • Deseo que seamos su padre y yo las primeras personas que establezcan contacto físico con nuestro bebé. Desearía poder recibirlo yo en el momento del nacimiento, y si no me sintiese capaz, que lo hiciese mi pareja.
  • Nos gustaría que se le deje salir por sí mismo sin tirar de él.
  • Me gustaría hacer uso de un espejo para ver como nace nuestro bebé si disponen de él.
  • Permitan el nacimiento completo del bebé previo a la succión de nariz y garganta, y ésta sólo en el caso de que fuera necesario.
  • Nos gustaría colocar al bebé sobre mi vientre nada más nacer, para favorecer el agarre espontáneo al pecho, por lo que agradeceremos su ayuda y asesoramiento. Si esto no fuese posible, mi pareja realizará el primer contacto piel con piel (método “papá canguro”).
  • Para mi, y para el bienestar de nuestro bebé, la lactancia materna es primordial, así que agradeceremos su respeto, paciencia, atención y asesoramiento en este ámbito. Así como poder realizar un auto-enganche satisfactorio, sin necesidad de pezoneras u otros artilugios. Si éste es precoz, además, me ayudara con el alumbramiento de la placenta.
  • Nada más nacer, deseamos estar unos minutos a solas con nuestro bebé, en un ambiente tranquilo y con luces tenues.

4. ALUMBRAMIENTO.

  • Nos gustaría poder tomar fotografías en el caso que nos apetezca.

4.1. CORDÓN UMBILICAL.

  • Queremos que el corte del cordón se produzca una vez deje de latir. Me gustaría que lo cortase mi pareja si él lo desea así.
  • Si mi bebé viniese con vueltas de cordón al cuello, y estas no impiden su salida con libertad, no deseo que este se corte para garantizarle así el oxígeno que necesita a través de la placenta hasta que comience a respirar por sí mismo.

4.2. ALUMBRAMIENTO ESPONTÁNEO DE LA PLACENTA.

  • Se esperará al menos media hora para el alumbramiento espontáneo de la placenta.
  • En este tiempo solicitamos intimidad para llevar al bebé al pecho y realizar la estimulación natural de los pezones para asistir en la expulsión de la placenta.
  • Me gustaría que se me informase del alumbramiento y estado de la placenta, y si fuera posible poder verla y tocarla.

4.3. ALUMBRAMIENTO DIRIGIDO DE LA PLACENTA.

  • Si no ha sido posible el alumbramiento espontáneo, acepto el uso de masajes como primera opción.
  • Como segunda opción, en el caso de que sea necesario un alumbramiento dirigido, SI autorizo la administración de oxitocina sintética, queriendo la dosis mínima en la medida de lo posible.
  • No autorizo la tracción del cordón para el alumbramiento de la placenta.
  • Tras el alumbramiento de la placenta, no deseo la administración de oxitocina sintética para la contracción del útero.

5. CUIDADO Y ATENCIÓN AL RECIÉN NACIDO.

  • Deseo que los primeros cuidados se le proporcionen sin separarlo de mi, o de su padre si yo no estuviese en condiciones.
  • Para que se promueva la lactancia materna desde el primer minuto, espero el apoyo del personal. NO autorizamos la administración de ningún biberón, sueros, infusiones, tetinas, ni chupetes a nuestro bebé.
  • Si por fuerza mayor, alguna revisión o prueba deba realizarse en una sala determinada y yo no esté en condiciones de acompañarle, su padre le acompañará.
  • Para realizar cualquier tipo de revisión o prueba (rutinaria o no), será necesario pedirnos el consentimiento informado. 
  • Todo cuidado inicial, revisión del pediatra o cualquier otro procedimiento se hará en un ambiente tranquilo y silencioso, e idealmente, transcurridas dos horas desde el nacimiento.
  • NO autorizamos la aspiración de secreciones ni sondajes al bebé si no es estrictamente necesario.
  • NO se realizarán las curas del cordón con yodo, preferimos un desinfectante líquido a base de clorhexidina o alcohol de 70º.
  • NO deseamos que se bañe, perfume o vista al bebé. Postergar la limpieza o frotación para permitir que la capa de vérmix caseoso sea reabsorvida. En el caso de que la limpieza sea recomendable, usar un paño suave.
  • Si no es necesario, NO aceptamos que se le administre ningún colirio oftálmico, pomada o gotas, ni ningún otro medicamento preventivo o curativo sin presentar signos patológicos y sin nuestro consentimiento expreso.
  • Aceptamos que se le realice el test de Apgar, la prueba del talón y revisiones no invasivas, siempre haciendo piel con piel conmigo. NO permitiremos que se le introduzca el dedo (permeabilidad anal). 
  • Autorizamos a que se le administre vitamina K por vía oral, aunque precisen varias tomas, no es necesario que se la inyecten.
  • NO queremos que se le administre ningún tipo vacuna nada más nacer. 
  • Por favor, usad un paño de tela suave entre el bebé y la balanza cuando se le vaya a pesar o medir.
  • Revisar el frenillo lingual.
  • Si nuestro bebé necesita ser ingresado en Neonatos, por favor permitan que mi marido o yo misma le acompañemos y realicemos todos los cuidados rutinarios necesarios posibles. Le daré pecho, por lo que deseo ayuda para extraerme la leche si fuera necesario y sobre todo acceso para poder amamantarla a libre demanda. Solicitamos acceso ilimitado a la Unidad de Neonatos y aplicación de la metodología “canguro” de ser necesario para ella.

5. EN CASO DE CESÁREA.

5.1. PREPARACIÓN Y ANESTESIA.

  • Solicito que mi compañero esté conmigo todo el tiempo, incluyendo el tiempo de preparación y aplicación de la anestesia.
  • Prefiero anestesia epidural. En caso de ser necesaria anestesia general, deseo que mi pareja continúe en la sala de operaciones durante todo el procedimiento.
  • Si hiciese falta anestesia general, si tras la operación, tuviese que estar en la sala de “despertar”, deseo que mi bebé y su padre permanezcan a mi lado, y que sea él quien reciba al bebé. Aunque yo permanezca anestesiada, preferiría tener al bebé sobre mi pecho, y despertarme con él al lado. Si no fuese posible, será su padre quien realice piel con piel con el bebé.
  • Nos gustaría que una matrona u otro sanitario nos explicase como se está desarrollando la operación en todo momento.
  • NO autorizo a que aten mis brazos.

5.1. NACIMIENTO.

  • Por favor, permítanme bajar la barandilla o tela para poder atestiguar el nacimiento de mi hijo.
  • El cordón no se pinzará ni cortará hasta que deje de latir, y nunca antes de que mi hijo inicie la respiración. Si hubiera que practicar una reanimación se realizará junto a mí y con el cordón sin pinzar para que el bebé siga recibiendo oxígeno.
  • Mi compañero siempre que sea posible desea cortar el cordón.
  • Preferimos que no se le aspiren las mucosidades si el inicio de la respiración es espontáneo.
  • De igual modo que un parto vaginal, le daré el pecho a mi bebé, así que deseo que mi marido me lo coloque sobre mí inmediatamente después del nacimiento, mientras no haya ninguna emergencia médica. Ya que es mi deseo expreso el intentar el agarre espontáneo, aunque sea en la sala de operaciones, siempre que no exista complicación médica.
  • Durante el nacimiento de mi bebé deseo que el ruido sea el mínimo posible. Necesitamos un ambiente tranquilo, silencioso y respetuoso.
  • Deseo que, a pesar de ser una cesárea, se fomente el contacto piel con piel sobre mi pecho mientras terminan su trabajo de sutura. Esto favorecería tanto el comienzo de la lactancia materna como su recuperación. Denme al bebé inmediatamente y no lo limpien.
  • Si fuera necesario realizar pruebas de forma urgente o reanimación al bebé, quisiera que lo realizaran en mi presencia o la de mi pareja.
  • NO consiento que se me administre ninguna droga o medicación que me impida atender al bebé o me induzca al sueño, excepto analgésico local después de la cesárea.
  • Deseo estar acompañada en el postparto inmediato por mi pareja y el bebé y que este no sea separado de mí o de su padre en ningún momento.

6. ESTANCIA EN EL HOSPITAL.

  • Deseamos que la duración de la estancia en el hospital sea la mínima posible siempre que no hayan complicaciones.
  • Durante el ingreso, practicaré colecho con el bebé.
  • NO administren a mi bebé leche artificial si no está realmente justificado (como en el caso de hipoglucemia grave), y en el caso de estarlo, ruego que se nos informe previamente y se nos expliquen los motivos. El complemento lo administraremos yo o su padre mediante una jeringa o un vasito. No autorizamos el uso de biberón.

 

Agradecemos de antemano su atención y dedicación, y esperamos que todo fluya con normalidad y naturalidad en la venida al mundo de (rellenar nombre del bebé).

 

Fecha:                                                                                          Firma:

 

 

Vídeos sobre duelo

Hace unos días, la Fundación Era en Abril a la que estoy suscrita, publicó varias entradas en las que se enlazan vídeos, documentales, y películas. Me ha parecido interesante enlazarlas aquí para tod@s aquell@s a los que pueda interesar, y tenerlas en el apartado de recursos.

Todavía no he visto todos los vídeos, lo voy haciendo poco a poco, porque estoy sensiblona y no quiero ponerme demasiado triste. Pero se que todos ellos tienen como argumento central la pérdida de uno o más hijos, y su duelo.

Os dejo los enlaces:

Película: La memoria del agua.

Cortometraje: Bebés invisibles.

Cortometraje: Peekaboo.

Película: The deafening silence.

Documental: Still loved.

Película: La mujer del chatarrero.

 

Algunos están en su versión original, pero vale la pena verlas si entendéis el inglés. No voy a comentar nada sobre los vídeos que ya he visto, porque no tendría sentido explicar un vídeo antes de que lo veáis. Tanto el  argumento como el impacto emocional que nos pueda causar, es algo que me gusta respetar para que cada un@ saque su conclusión y sea natural. A medida que las vayáis viendo, podemos ir comentándolas, a ver que os parecen 😉

Agradezco a Era en Abril los valiosos recursos que nos brinda, y la maravillosa labor de apoyo y visibilización del duelo que hacen.

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

 

¡Necesitamos pañales de tela!!!

Como ya os he ido contando, lo más gordo que nos falta por comprar a Biel son los pañales de tela. Para ello, hemos contactado con una artesana que hace unos pañales con mucho mimo y unas telas preciosas y naturales. Podéis ver lo que hace en su página de facebook “3miniyos”, allí encontraréis además de pañales de varios tipos, compresas de tela, portabebés, bandanas… y ropita diseñada con mucho gusto.

En este post os quiero enseñar las telas que hemos escogido para los cobertores del pañal (la parte externa). Además, queríamos pediros un favorcillo a los familiares y amigos que queráis regalarnos algo: ¡necesitamos pañales!!

Así que hemos tenido la idea de que quien quiera regalarnos alguno, escoja la tela que más le guste, así sabréis cuál de ellos es el que le regaláis. Podéis decirnos que tela os gusta a Mamífero o a mi, o cuál es vuestro “presupuesto”, por cualquier vía, y nosotros ya organizaremos el pedido. ¿Os parece bien? Y cuando Biel lleve vuestro pañal, os haremos llegar una foto con el culito de tela que hayáis escogido, que seguro que os hace ilusión 😀

Así son los pañales por dentro y por fuera, como veis, llevan unos cierres con corchetes para ir regulándolos a la talla del bebé. Los hace tipo todo en uno, todo en dos, y rellenables (de bolsillo), con sus absorventes a medida también:

12243860_1066995970018005_45785181_n12248807_1066996200017982_1942195134_n12243853_1066996236684645_408950085_n12243853_1066996510017951_757365010_n

 

 

Y estas son las telas que hemos escogido:

12336029_10206628561686384_701813505_n12351302_10206628560366351_1416561980_n12355098_10206628560286349_1383148990_n

 

 

12358215_10206628561886389_618986687_n12366804_10206628562006392_944119475_n12366866_10206628559806337_850589010_n

 

 

 

12380495_10206628561206372_992652996_n12358015_10206628560486354_3893815_n

 

 

12380577_10206628561606382_1968848207_n12386792_10206628560046343_707345294_n12387845_10206628559646333_806557553_n

 

 

 

Los que no queráis regalar, por supuesto, también podéis participar dando vuestra opinión en los comentarios, y me contáis que tela os gusta más (aunque es difícil escoger, lo sé!). Y si necesitáis algún producto que esta artesana os pueda hacer, no dudéis en contactar con ella, es un amor! Y los precios son muy razonables, la verdad es que merece la pena comprar algo artesano, y de tanta calidad, antes que darle el dinero a una gran empresa por algo hecho sin “alma” 😉

Os dejo fotos de otras cositas que hace, seguro que más de una os enamorará!!

Portabebés: mei-chilas, bandoleras, y onbuhimo:

12367024_10206628665048968_2106333218_n12386582_10206628665368976_1661665847_n12386551_10206628667569031_1376007344_n

 

 

Baberos de pul y algodón, bandanas, y gorrito para recién nacido:

12357988_10206628667489029_494963619_n12358012_10206628667369026_1664398555_n12366547_10206628665608982_1171024516_n

 

 

Conjuntos de ropa (adorables ❤ ):

 

12319591_10206628666689009_1280330288_n.jpg12358108_10206628666889014_1400725228_n.jpg

Bodies para bebé, y para muñecos, mei-tai y pañales de tela:

12355084_10206628666128995_773757951_n.jpg12248609_10206628666288999_1449569046_n12358466_10206628666489004_503861245_n

 

 

Gracias de antemano a tod@s los que nos ayudéis en esto, nos hacéis un gran favor!! ❤ ❤ 

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

Embarazo: semanas 25 a la 28, ¡empieza el tercer trimestre!!

Ya he llegado a la semana 28, empieza el tercer trimestre, y no me lo puedo creer! 😀

Como os dije, tenemos ya la cunita de colecho montada, y un mueble para la ropita de Biel, que nos regalaron mi madre y mi tía.  Así que ya tenemos lo esencial preparado 🙂

Solamente queda encargar el mei tai y los pañales de tela, que ya los tengo escogidos, nos los hará una artesana que es encantadora, y una artistaza.  Pronto haré un post para enseñaros las preciosas telas que hemos escogido, y las maravillas que hace esta mujer con sus manos.

12348461_10208000675085824_722342912_n

Estas cuatro semanas he empezado a sentirme mucho más cansada y pesada. Como os dije en esta entrada, tuve cita con el ginecólogo, y me dio los resultados tanto del o’sullivan, como del hemograma y cultivo de orina, y me salió baja la hemoglobina. Por lo que estoy tomando hierro desde entonces, y debido a esa carencia me siento bastante agotada. La espalda también se me carga más, sobre todo cuando estoy de pie un rato, y la barriga me pesa, pero si me estiro y descanso se me pasa. Estoy bastante bien para lo que he pasado en mi vida con la espalda, contando que tengo unos quilos de más y que no estoy haciendo ejercicio, no me puedo quejar demasiado de dolor.

 

En la ecografia, como os dije también, el cuello del útero sigue larguito, así que por eso estoy tranquila, sin embargo, la placenta sigue baja… Y Biel estaba en podálica, por lo que ya me insinuó una cesárea, pero todavía es muy pronto para hablar de eso… Yo espero que se gire, si no lo ha hecho ya, porque ya no siento que me patee la vejiga, y que la placenta suba, para poder tener un parto natural.

He tenido el sueño muy trastocado últimamente… Tuve bastante insomnio, lo que me hizo llegar a dormir de día y estar despierta toda la noche, mañana y hasta mediodía. Esta última semana, he regulado el horario, y he pasado a tener mucho sueño por las noches, antes de cenar, ya me estoy durmiendo. Es increíble el cansancio que tengo al final del día.

Sigo desvelándome con facilidad, cuando Mamífero se va a trabajar, hay días que no me puedo volver a dormir, y me quedo corta de horas de sueño. Por lo que al día siguiente de que me pase esto, recupero sueño, y soy capaz de dormir más de doce horas. Cuando duermo tanto me despierto fresquísima y me siento con mucha energía, pero igualmente por la noche acabo rendida.

12366732_10208000671365731_1526864348_nYa empiezo a sentir el estómago apretadito… El desayuno me entra a la perfección y lo agradezco porque me despierto con muchísimo hambre, pero ya la comida, y la cena, sobre todo, siento que no tienen espacio… Querría comer más pero no me cabe! Estoy todo el día con la sensación de haberme empachado, y siento literalmente la digestión en mi esófago. He pasado también muy malas noches por la acidez, y las digestiones lentas. Pero bueno, son típicos problemas de embarazada, y todavía me quedan un par de meses, y con menos espacio todavía…

Entre las malas digestiones y el hierro, tengo la mayoría del tiempo malestar en el estómago. El hierro debo de tomarlo dos veces al día, antes de las comidas, y me sienta como una patada. También procuro tomar zumo de naranja natural para absorberlo mejor, pero solamente me sienta bien a primera hora de la mañana. Además, ya hay muchas cosas como los embutidos y el tomate que no puedo comer porque me dan mucha acidez, así que he ido modificando mis comidas. He optado por tomar el hierro con un zumo de naranja por la mañana, comer algo ligero, y desayunar más tarde algo suave (fruta, frutos secos, yogur natural, bebida de avena, tortitas de arroz, queso…). Y por la noche, directamente lo tomo después de cenar, porque si lo tomo antes, me sienta fatal la cena y paso mala noche.

12386654_10208000675005822_1611504087_nDesde la semana 24, el contorno de la barriga no me ha aumentado demasiado, de 94 a 95’5 cm, y de peso de los 57,400 kg a 58,200. No es demasiado, sin embargo, si que me siento mucho más grande y pesada. Ya empiezo a tener pipí más a menudo y siento la presión que ejerce el peso de la barrigota. Mi ropa apenas me cabe ya, así que he empezado a “robarle” pantalones y jerséis a Mamífero! Es un alivio llevar ropa que no me apriete y me tape bien la barriga y los riñones, porque con la mía iba ya con el ombligo al aire… XD

Biel se mueve muchísimo, y disfruto sintiéndole ❤ . Por la noche tenemos problemillas para adaptarnos en la cama, ya que prefiero dormir recostada en mi lado izquierdo para mejorar tanto la digestión como la circulación, y él también prefiere ese lado. Y al estar así, debo de restarle espacio o molestarle en su postura, porque me pega unos pateos que me tengo que girar para que podamos dormir.

Como os dije en la última entrada esta semana ha hecho un año que Aritz nos dejó, así que he estado sensiblona. El día 7, día de su aniversario, nada más abrir los ojos, me toqué la barriga para saludar a Biel, como cada mañana, y no se movía. Estuve un buen rato llamándole, cambiando de postura, y molestándolo para que diese señal de vida, y muy preocupada… Al final dio un par de golpecitos y pude respirar, pero lo pasé muy mal, no me había pasado ningún día, y justo ese día si… Luego Biel esuvo moviéndose con normalidad, así que simplemente estaba muy dormidito, y por eso no reaccionaba.

12366498_10208000665125575_1988494793_n

Lo importante ya os lo fui avanzando en pasadas entradas, así que pocas novedades tengo que contar sobre este mes. Además he estado tan cansada, que poco he hecho… Lo mínimo en casa, y las salidas imprescindibles a hacer la compra. Pensaba hacer mucho más, pero he ido frenando el síndrome del nido y las ganas de tenerlo todo limpio y ordenado, porque no quiero cansarme demasiado.

 

Tengo también el plan de parto a medio hacer, aunque en un ratito más que me ponga ya lo tendré listo. Y espero hablar este mes con mi comadrona para la derivación de hospital y quedarme tranquila en ese sentido. Espero que no me pongan problemas, porque no tengo demasiada energía…

Estas semanas no hemos hecho demasiadas fotos, las que os comparto son de hoy mismo, y ayer por la noche, estando de 28 semanas y un par de días.

retall.jpg

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

Hace un año que te fuiste…

Pocos recuerdan la fecha, pero hoy hace un año que nació y murió nuestro hijo Aritz. Llevo toda la semana pensando en él, echándole de menos, y acariciando a su hermano que es el único que puede recibir todo lo que no le pude dar a él. Hace un año estaba yo pariendo, hace un año que le conocimos y nos tuvimos que despedir de él también.

Han pasado muchas cosas desde entonces, pero para mi parece que fue ayer. Tengo grabada su preciosa cara, tan relajada, en paz. Tenía la boquita de Mamífero, los ojos pequeños y achinados como los de su padre también. Las manos más diminutas que he visto jamás, y la piel más suave que el terciopelo. A nadie le importa, nadie pregunta como era… Por eso lo digo, nuestro hijo era hermoso. Perfecto todo él, un bebé normal, nada parecía indicar que estaba tan enfermo…

Ahora debería estar celebrando un cumpleaños, cuidando y disfrutando a un bebé de un año… Pero hace un año que nació, y ya estoy preparándome para un nuevo nacimiento.  A mi cuerpo no le he dado a penas tiempo de volver a la normalidad, es como si llevase dos años embarazada.. De hecho en este período, he pasado más de doce meses gestando vida. Mucha espera, paciencia y energías invertidas. Y sobre todo, hemos generado mucho amor, que espero poder volcar en Biel.

El año pasado perdimos lo más importante que unos padres pueden perder, pero también hemos ganado. Este año hemos aprendido a sobrevivir esa ausencia. Quizá desde fuera no se valora, pero ser padres sin hijo es una batalla diaria que duele cada día. Pero hemos ganado un hijo eterno, hemos aprendido a amar lo intangible.

Con todo el dolor de mi alma escribo para él como lo he hecho desde su marcha. Soltando, sin apenas rectificar una palabra, para que se vayan las lágrimas, y se quede solamente su esencia. Lo único que importa es recordarle con amor, siempre, y vivir agradecidos por todo lo que nos ha enseñado.

Todavía en duelo, aún puérpera y embarazada a la vez, me siento en paz. Con dolor, si, con miedos, también, y con las emociones a flor de piel, pero feliz. Muchos me llaman fuerte, valiente, luchadora… Otros se dirigen a mi como la de siempre, sin apenas darse cuenta de que estoy, todavía inmersa en algo muy intenso.

No merezco esos adjetivos, cualquiera en mi situación lo llevaría igual, incluso mejor. Si he sido valiente, es porque tocaba, no porque tenga una capacidad superior, y si sigo en pie, luchando, es porque se lo debo a Aritz. A los que pasáis por alto y normalizáis la situación, me gustaría pediros que se respetéis el dolor que todavía atravesamos, que no se haga el silencio ante su recuerdo. Es el mejor regalo, que le recordéis y le nombréis como alguien que vivió y existe para nosotros. Y lo mejor que nos podéis decir, es llamarnos padres, en presente, porque es como nos sentimos.

Con mucho que decir, acabo esta entrada, por hoy, porque es imposible acabar de expresar lo que siento.

Te echamos de menos hijo, t’estimem.

 

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

 

 

 

Queridos trolls…

Hoy voy a hablar de los trolls, esos seres que parecen entretenerse muchísimo entrando en páginas que no son de su interés, despreciando al autor o el contenido de este.

Resulta que si tienes un blog, abierto al mundo, y expones una opinión, peor aún si es controvertida, es un motivo para que te falten el respeto. Para algunos sólo hay blanco o negro, estás conmigo o contra mi. Y no señores, existen los grises. Pueden dar su punto de vista basándose en sus argumentos, no valiéndose de descalificaciones personales. De hecho, la gran mayoría que entran a comentar, lo hacen con respeto, limitándose a dar su opinión sin juzgar la de los demás.  Cada uno tiene sus opiniones, y ninguna es mejor que otra por ser distinta a la suya.

Lo peor es cuando te topas con un profesional de algo, que cree ser Dios solamente por tener un título. Ayer encontré un twit, en el que se enlazaba mi post, junto con el comentario: “los mensajes de algunos “anti algunas vacunas” pueden hacer que las embarazadas no se vacunen de la tosferina”. Me pareció sobradamente paternalista considerar que un humilde post como el mío, podía ejercer sobre las mujeres tanta influencia como para cambiar su opinión. Ni lo escribí con esa intención, ni creo que una embarazada tome una decisión tan a importante a la ligera, solamente por leer mi entrada. Es algo que nosotras nos planteamos mil veces y contrastamos toda la información antes de decidir.

Si algo me cabrea en este mundo, es que se nos infantilice, y esto a las mujeres, y más, embarazadas, nos pasa demasiado: que si somos irresponsables, que no tenemos criterio porque las hormonas nos influyen, que si deben protegernos por nuestro bien, que “debemos de” acatar algo por el bien de nuestro bebé, que estamos sensibles, que no discernimos, que tu misma pero atente a las consecuencias, que si leemos demasiado, que pedimos cosas absurdas como que se respete un plan de parto, que eres primeriza y no sabes nada, que yo atiendo muchos partos/embarazos y se más que tu, que nos preocupamos demasiado…

La lista de frasecitas es interminable, y si eres mujer, y más si has pasado por un embarazo, te habrás sentido identificada. Si no fuese esta sociedad tan misógina y patriarcal, no se dirían estas cosas. Las mujeres creerían en sus capacidades, y estarían todas empoderadas. Gozaríamos de embarazos felices, partos placenteros, y crianzas felices.

Pero no, resulta que desde niñas debemos ser buenas, bonitas, obedientes y silenciosas. Y ellos deben ser fuertes, valientes, con carácter y si son ruidosos o descuidados no pasa nada, son niños. Cuando una niña tiene carácter es desobediente y mala, y si es fuerte o ruidosa es poco femenina.

Así crecemos condicionadas para que cuando caemos en manos de una ginecólog@, abramos las piernas y ni siquiera nos quejemos si nos hacen daño con el maldito espéculo. Porque debemos ser buenas, sumisas y obedientes ante una figura de autoridad. Por lo mismo, cuando nos dicen: toca vacunarse, o esto va a ser cesárea, la mayoría no se atreven ni a pedir una segunda opinión. Nos vamos maldiciendo, o llorando a casa, pero la mayoría nos arrugamos ante la autoridad. Y eso desempodera, estás regalando tu derecho a ser una humana más, con cerebro y boca, por el hecho de ser mujer.

Por eso, me molestó el comentario de ese señor, e intenté hacerle notar que no era respetuoso con las embarazadas considerar que tomamos las decisiones a la ligera, que no somos tontas e influenciables. Le aclaré con educación que cada una es responsable de tomar sus decisiones, que las embarazadas piensan, y no se guían por mis opiniones.

Me contestó que mis fuentes eran erróneas, que había sido mal informada, me pasó un link en el que informarme debidamente, a su parecer . Esa fuente no me dijo nada nuevo, básicamente lo que sabemos: debido a la mayor incidencia de la enfermedad por la poca efectividad de la vacuna, se insta a vacunar a embarazadas, poco más.

Le agradecí igualmente el gesto, pero como no cambié de opinión, el caballero empezó a descalificar. Primero a los profesionales de la salud que proporcionaban información errónea, pues se ve que él tiene la verdad única, y más tarde a mi, y a los “cuñaos” (según él los que no vacunamos somos cuñaos porque tomamos las decisiones hablando con el cuñao) que no nos vacunamos y luego él, pobre, nos tiene que atender en su consulta…

Este señor, resultó ser un profesional de la salud, como el insitió en autocalificarse, es más, es el mejor, el poseedor de la verdad. Y los demás, profesionales y pacientes, unos ignorantes. Aquí se inició una extensa y tediosa conversación de besugos, ya que ni él entendía que yo, como todos los pacientes, tengo derecho a tomar esa decisión. Y yo no aceptaba que confundiese su posición con la verdad única. Según él, si un profesional de la salud opinaba distinto a él, era porque estaba equivocado, no veía más allá. Como tampoco parecía entender que por mucha carrera que tuviese, es un derecho del paciente tomar una u otra decisión, pedir una segunda opinión o las que hagan falta.

Parece que en este país, tal como le dije, la titulitis aguda hace mella. Uno no puede despreciar a sus pacientes por tener una carrera, eso es pedantería ilustrada. Por no hablar del fraglante despotismo que demuestra creerse una autoridad con derecho a juzgar incluso a sus colegas de profesión por tener un punto de vista distinto. El tipo me pareció pedante y dogmático, alguien que mira por encima del hombro, condescendiente.

Acabó diciéndome que “luego no llevase a mis hijos a su consulta”, la única y mejor del mundo se ve…  Como si por prescindir de una vacuna perdiese el derecho a acudir a la medicina de por vida. Y acabó lamentándose de tener que estar obligado a atender a cuñaos, que se ve enferman por su ignorancia.  Muy profesional, ético, y humano, es el médico que todos deseamos. Que nos trate cual rebaño, ignorante y al que hay que encarrilar.

Me cansan los egos subidos, los “yo se más que tu”, que se meten en tu vida sin pedirles opinión e intentan salvarte de tu ignorancia. Simplemente, sean felices, sigan sus dogmas, y yo seguiré los míos.

Aparece también en mi blog, desde hace tiempo. un señor que se empeña en comentar mis dos post que hablan de vacunas, únicamente esos (si, es así de obsesivo, solo entra en mi blog para ver si hablo de eso). El buen hombre, tiene una guerra abierta contra los antivacunas, que según él son hippies, neorrurales, gente con huerto, y tampoco le  gustan los “médicos mayores retirados con boina”. Es así, los odia, y sus comentarios se basan en culparles de las muertes de bebés y de todas las enfermedades vacunables que existen.

Cansada de que entrase a mi blog para descalificar, le dije que estaba perdiendo su tiempo. Que si tanto le gustaba el tema, abriese su propio blog y escribiese sobre ello, y que a mi no me encontraría allí perdiendo el tiempo comentando posts simplemente porque no me gustan. Esa es otra cosa que me inquieta, ¿que vida tiene alguien que se dedica a leer cosas que no le gustan, escribir extensísimos comentarios, y seguir entrando al blog para contestar, y ver que haces? Es triste que alguien dedique sus energías a buscar una discusión. Que solo aporte lo peor de si mismo, porque seguramente debe de tener algo positivo, como todos.

Viendo que yo ya no entraba en su juego, me dijo que no volvería a verle, y en un último alarde de pedantería me dijo que él me había intentado avisar. Usted perdone, soy una desagradecida, y una irresponsable por no querer sus sabios consejos. Que ojalá no se muera mi hijo como murió el niño de Olot, a causa de mi irresponsabilidad. Una mujer, siempre tiene disponible un caballero que la venga a rescatar de su ignorancia. Viva el paternalismo, esto si tuviese pene no me pasaría.

En serio señores, ¿es necesario descalificar? ¿No saben tener una conversación entre iguales, tienen que ser portadores de la verdad? Yo nunca he dicho en ningún post o comentario que mi opinión sea superior, ni que lo que hacen los demás es una irresponsabilidad, me centro en argumentar, sin avasallar. Porque, si yo no me quiero vacunar tengo que escuchar que soy una irresponsable, una ignorante, que pongo en peligro a mis hijos y a la sociedad entera… ¿Acaso yo les he dicho a los que si vacunan que están cometiendo una temeridad?

La verdad es que me lo he tomado con buen humor, y a cada comentario Mamífero y yo nos hemos reído muchísimo. Realmente, los pocos trolls que me aparecen no son nadie comparado con todos los que me leéis y dejáis comentrios amables, respetuosos, llenos de cariño y positivismo… Sin vosotros, no se si me motivaría seguir escribiendo en el blog, escribiría en mi libreta como he hecho siempre.

Pero es triste que cuando se tocan temas sensibles, siempre aparezcan los ataques. Una debe de poder hablar y opinar de cualquier cosa, y quiero que mi blog tenga una temática variada, poder escribir sobre lo que me apetece. Y lo que opino no es siempre políticamente correcto, o a veces no está dentro de lo establecido, pero tengo derecho a expresarme, y a quien no le guste, que no lea, ni moleste.

Como he dicho, me preocupa lo mínimo, me da risa y pena ver la controversia y el odio que se genera de algo tan normal como manifestar una opinión. Por eso, no me quita el sueño, ni me voy a autocensurar por ellos. Es simplemente una reflexión, que me parece lo más lógica: ¿si no falto el respeto, porqué me lo faltan a mi?

Si os habéis quedado con el gusanillo de leer sus trolleadas, buscadme en twitter, soy @punkifera (no se muy bien como enlazar conversaciones soy una patata en twitter) y encontraréis al “profesional” que retwiteó mi post. También podéis ver los comentarios que me dejó mi amigo el “salvavidas” en estos post:

https://serpadressite.wordpress.com/2015/12/03/vacunacion-de-la-tosferina-en-embrazadas/

https://serpadressite.wordpress.com/2015/11/01/la-duda-vacunal-como-eje-del-mal/

 

A todos ellos, desde el cariño, les dedico la foto.

No soy de faltar el respeto, pero ya que ellos lo han hecho…  😉

540641_3811515657529_512865889_n

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

Vacunación de la tosferina en embarazadas

Se está llevando a cabo un plan de vacunación de la tosferina a embarazadas en Cataluña, dado el aumento de casos en los últimos años en esta comunidad. La razón de este incremento es la ineficacia de la vacuna existente, lo que obliga a revacunar numerosas veces, medida que (tal como demuestran los estudios que aporto) no es correcta, ya que no se evita la enfermedad,  sino que se generan nuevas cepas más virulentas.

Como ya os dije en un post anterior , he decidido no vacunarme de la tosferina durante el embarazo, pese a la presión social, sanitaria, y mediática (sobre esto hablé en esta entrada). Ante la desinformación que reina sobre el tema, el alarmismo y el dogma de imposición vacunal, he ahondado en el tema para encontrar información seria en la que basarme, y la comparto en este post para quien quiera consultarla.

Si queréis verter una opinión personal al respecto, sois libres de hacerlo siempre y cuando sea sin descalificar ni atacar mi posicionamiento. Yo respeto todas las opiniones, y pido lo mismo para mi. Si pretendéis desacreditar algo, tened en cuenta que los informes los han hecho profesionales mediante estudios. Leedlos antes, y consultad todas las fuentes en las que se basan, después, criticad con fundamento, y os animo a hacerlo aportando datos para tener un debate enriquecedor.

Espero que os sea de ayuda para tomar una decisión informada al respecto, sea cual sea. Y si queréis aportar algún estudio o dato contrastado más, no dudéis en comentar y lo valoraré 😉

vacunaembarazada

SOBRE LA VACUNA DE LA TOSFERINA

Os comparto varios informes publicados en la web de Equipo CESCA. Es una asociación científica sin ánimo de lucro cuyos miembros ( podéis consultar aquí ) pertenecen al mismo a título personal y sin más compromiso que su interés personal en participar.

En los siguientes enlaces, el médico general retirado, Juan Gérvas, expone los defectos de la vacuna de la tosferina, y el porqué del rebrote de la enfermedad. La ineficacia de la vacuna ha llevado a una estrategia de revacunación sin sentido que se ha extendido a las embarazadas, en lugar de mejorar las vacunas para la tosferina.

En este último concluye diciendo:

“los brotes de tosferina con sus casos de enfermedad y muerte son consecuencia de la irracionalidad de los aprendices de brujo de los “provacunas” al servicio de los intereses industriales y en contra de la mejor salud de individuos y poblaciones.” 

 

Miguel Jara, escritor, y periodista de investigación independiente, especializado en salud y ecología; también hizo mención a esos mismos argumentos en:

La “epidemia” de tos ferina es un problema provocado por la ineficacia de su vacuna

 

En un informe publicado por la Biblioteca Cochrane, (colección de bases de datos sobre ensayos clínicos controlados en medicina y otra áreas de la salud que se actualizan cada tres meses) en el que fueron incluidos 43 estudios, se concluye que:

No se ha encontrado ningún estudio que evalúe directamente el efecto sobre la morbilidad y/o mortalidad de los niños por medio de la vacunación durante el embarazo, la estrategia de nido o la vacunación del personal sanitario. Tan sólo se ha encontrado un estudio que analiza la efectividad de la vacunación post-parto de la madre, sin obtener resultados significativos”

No se dispone de conocimiento científico válido sobre la efectividad aislada o comparada de las diferentes estrategias de vacunación sobre medidas de resultado finales clínicamente relevantes para los niños (morbi-mortalidad). A pesar de que la Tdpa es una vacuna que no ha provocado problemas de seguridad relevantes, tampoco se dispone de información comparativa y válida procedente de estudios de calidad. Las evaluaciones económicas disponibles, basadas en modelización ante la ausencia de información procedente de ensayos clínicos, si bien sugieren el coste-efectividad de alguna de las estrategias vacunales, son heterogéneas, muestran inconsistencias, y, además, sus resultados no son directamente trasladables al contexto español. Las recomendaciones favorables a estas prácticas de inmunización realizadas por los Centers for Disease Control and Prevention (EEUU) se basan en evidencias indirectas sobre medidas de resultado intermedias de efectividad y, en el caso de la seguridad de la vacunación prenatal, en estudios de baja calidad metodológica.

Podéis leerlo aquí:

EFECTIVIDAD Y COSTE-EFECTIVIDAD DE DIFERENTES ESTRATEGIAS DE INMUNIZACIÓN FRENTE A LA TOS FERINA PARA REDUCIR EL RIESGO DE MORBI-MORTALIDAD INFANTIL.

 

En un informe de la Liga para la libertad de vacunación, además de los datos ya mencionados, aportan datos sobre la epidemiologia de la enfermedad y su mortalidad, demostrando su descenso natural, sin relación con la vacunación. Además se detallan los ingredientes de la vacuna y sus efectos adversos. Es el siguiente:

INFORME VACUNA TOSFERINA COMBINADA Y EMBARAZO

 

En este interesante vídeo-conferencia tratan el tema de la vacunación en embarazadas, la incidencia de la enfermedad, y los riesgos asociados a la vacunación. También aportan información sobre el sarampión, la polio, la triple vírica, etc… Resaltan como se silencian los efectos adversos de ciertas vacunas, para que no se dañe la buena imagen de las vacunas.

En el vídeo aparecen el doctor Xavier Uriarte, licenciado en medicina, médico naturista, y presidente de la la Liga para la libertad de vacunación; y la doctora-pediatra Lua Catalá (aquí su blogque hacen una gran labor divulgativa. Desde aquí mi agradecimiento a ellos, por dar la cara en un tema tan controvertido, y recabar tal cantidad de información sin tener conflicto de intereses, más allá del de hacerlo llegar a la población.

 

CONCLUSIONES

De entre los datos que he podido contrastar, he sacado estas conclusiones (muchas son citas textuales de los ya mencionados estudios) que me han ayudado a tomar la decisión de no vacunarme durante el embarazo, son las siguientes:

  • La principal medida a tomar sería una mejora de la eficacia de las vacunas existentes para la tosferina.
  • La vacunación ha demostrado ser ineficaz, y ha forzado mutaciones en la bacteria que la hacen más resistentes a la vacuna.
  • Han aparecido nuevas cepas en Australia, Canadá, Francia, España, Estados Unidos, Finlandia, Suecia y otros muchos países. Estas mutaciones de la bacteria, parecen tener ventajas evolutivas que facilitan la infección a la población ya vacunada.
  • La prevalencia de la vacuna es de solamente entre 4 y 12 años. A los cinco años de la última dosis, solamente protege a un 42%, por lo que se produce el contagio aún estando bien vacunados, y revacunados.
  • La vacuna de tosferina no tiene versión monocomponente, por lo que se administra junto a tétanos y difteria, ya que por si sola no es suficientemente eficaz. Así que se revacunan también éstas, siendo innecesarias y con los riesgos que esto conlleva.
  • La vacuna “acelular”  que es la que se administra, no proporciona inmunidad de grupo, y favorece que el sector vacunado transmita una bacteria más agresiva y con mayor riesgo de contagio.
  • La vacuna “entera”  aunque es más efectiva, tiene más efectos adversos, por lo que ha dejado de administrarse en países desarrollados.
  • Es posible contraer, enfermar y contagiar la tosferina incluso estando vacunados.
  • La estrategia “nido” de revacunación a personas en el entorno del recién nacido, ha demostrado ser ineficaz e incluso perjudicial. No disminuyen las muertes en bebés y se han asociado ingresos más graves en recién nacidos.
  • Los estudios que evalúan los riesgos de vacunación a embarazadas, se han hecho posteriormente a la implantación de la estrategia de vacunación. Vacunar a un sector tan vulnerable sin estudios previos es una insensatez.
  • Todavía se desconoce la eficacia de la vacunación en embarazadas para prevenir la muerte por tosferina en menores de dos meses. Los primeros estudios, demuestran una efectividad del 91%, pero no son ensayos clínicos.
  • Los brotes de tosferina en países desarrollados no tienen que ver con los mal llamados “antivacunas”.
  • Los brotes de tosferina están siendo muy frecuentes en poblaciones bien vacunadas y en países desarrollados, como en Canadá, España, Estados Unidos, Francia y Reino Unido.
  • Se oprime a la mujer y se la usa como vientre, por el “bien de su hijo”, en vez de solucionar el problema de raíz.
  • La incidencia de mortalidad de la tosferina, descendió en el siglo pasado por si sola.
  • El aumento de contagios se ha dado durante estos últimos años al margen de la buena cobertura vacunal.
  • Se ha comprobado que los datos sobre muertes por tosferina en Catalunya, principal motivación para la campaña de vacunación, eran falsos (desde finales de los 80, en Catalunya no hay fallecidos por esta enfermedad).
  • El sistema inmunológico de un recién nacido es demasiado inmaduro para exponerlo a la vacunación, por lo que no tiene sentido exponerlo a la vacunación en la etapa intrauterina. Esto puede conllevar riesgos como bajo peso, sufrimiento fetal, retraso del crecimiento, encefalopatias, diabetes neonatal, y muerte intrauterina.
  • Los coadyuvantes que contienen las vacunas como el mercurio, aluminio, antibioticos, formaldehído… son substancias tóxicas, por lo que, para un feto, son potencialmente peligrosas.
  • Los efectos adversos asociados a la vacuna de la tosferina son principalmente: cianosis, somnolencia, anorexia, llanto prolongado, transtornos del sueño, encefalopatias, convulsiones, epilepsia, espasmos, autismo, y muerte súbita del lactante (razón por la que en Japón se dejó de administrar a los recién nacidos).
  • La estrategia de vacunación en Catalunya, es un mero trámite para acabar implementando la medida en todo el Estado.

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

Un aborto más…

Como os dije en la entrada de ayer, hoy os comparto como me sentía quince días después de mi último aborto…

Mañana tengo que ir al hospital, la última vez que pisé ese lugar fue para recoger la necropsia de nuestro hijo. Nada más pensarlo me entra pánico, y se agolpan en mi cabeza imágenes. Revivo el parto, la primera ecografia y el feliz sonido de su corazón, y la última en la que no había latido… el miedo y la angustia de las visitas a urgencias, la ilusión con la que acudíamos a los controles, la frialdad de mi ginecólogo diciéndome que era un “aborto”, cuando nos dijeron que era un niño y pudimos llamarte Aritz… 

Recuerdo tanto lo bueno como lo peor, supongo que mi cabeza necesita compensar tanto dolor con las imágenes felices. Gana la tristeza ahora mismo, la melancolía, el vacío, le hecho de menos… Nunca más volveré a tener un embarazo tan feliz, las buenas esperanzas siempre andarán teñidas de inseguridad, miedo y angustia.

He vuelto a perder un embarazo, otra vez. Duele, son tantas veces, tanto tiempo luchando… Pensaba que con el embarazo de Aritz, los abortos tempranos se habían solucionado, que algo había cambiado, pero no. 

Pasamos el proceso en casa, lejos de ese hospital maldito, ya conozco a mi cuerpo y se lo que debo hacer. Quise afrontarlo en la intimidad, a mi ritmo, con calma, sin protocolos ni violencia. Mi cuerpo y mi mente, así como ese bebé, me pedían nido, paz, cariño. Sabía que debía evitar los miedos y el estrés, para poder fluir. 

Tuve que defenderme de los miedos de mi madre, no la culpo por temer a algo tan horrible y desconocido, pero necesitaba apoyo. Intenté explicarle que me encontraba bien, y que estaría atenta a cualquier hemorragia o síntoma de infección. No había motivos para alarmarnos todavía, y no tenía porque pasar por una intervención y sus riesgos innecesariamente. 

Mientras defendía mi derecho a dejar a mi bebé marcharse en paz, y aún sabiendo que ya he pasado por esto, afloraban mis miedos… ¿y si no lo expulso del todo? ¿y si tenemos que acabar en urgencias? ¿Y si pasa algo que afecte a mi, ya pobre, fertilidad?… Pensar en eso no me convenía, sabía por propia experiencia que tenia la capacidad y tiempo de sobra para hacerlo sola.

Me dejó agotada discutir eso en un momento así, no volví a mencionar el tema para callar a la inseguridad,  volver a confiar en mi misma, y conectar con mi cuerpo. Tanto me afectó, que no se lo dije a mi padre, por no volver a pasar por lo mismo… Pasaron unos días hasta que tuve fuerzas para decírselo, pero ya se lo había dicho ella. Así que estaba preocupado, enfadado y seco conmigo. Aunque le pedí disculpas por no haberle avisado, y le dije mis motivos, estaba dolido. Me pareció injusto que en un momento así nadie escuchase lo que necesitaba. Entiendo que se preocupe, pero no que se enfade. Otro problema añadido. No hemos vuelto a hablar desde entonces… 

Apenas hacía unos días que me sabía embarazada, y empecé a sospechar cuando al repetir el test días después, la línea apareció más leve. Repetimos unos cuantos los días siguientes, pensando que era defecto de los test, ya que estaban a punto de caducar. Fuimos a comprar uno a la farmacia, queriendo creer que ese si que se marcaría bien. Pero nos dio el mismo resultado… Un miércoles, el dia 27 de Mayo, me hice el test por la mañana y ya estaba completamente blanco. Ese blanco que a las que buscamos durante tanto tiempo un embarazo, nos duele tanto…

Esa noche, tuve el primer manchado, y horas después empezó todo. Los dolores me indicaban que sería rápido, y así fue. Esa misma noche salió un pequeño coágulo, i a su lado una nube de tejido rojizo. Sin duda aquello era nuestro bebé… Se lo enseñé a Mamífero, y con mucho dolor, me despedí de él… 

Sangré durante un par de días más, con dolores parecidos a los de una regla. Le siguieron cinco días más de restos, poca cantidad, y dolores más suaves. Fue relativamente fácil físicamente, estoy agradecida de que no se complicase ni se alargase demasiado.

Al principio me lo tomé bastante “bien”, con lo que he pasado ya, era consciente de que estas cosas pasan. Pero esta semana me ha invadido una honda tristeza, vacío infinito, desesperanza, rabia, impotencia… La gran duda de si conseguiremos ser padres de un bebé vivo. No entiendo el sentido de todo esto, no se que camino debemos tomar si esto se alarga más años. 

El detonante fue la visita con mi comadrona, una semana después del aborto. Ya tenía hora de visita concertada, quise ir pronto para empezar los controles cuanto antes y tomar medidas para cuidar ese embarazo. Tuvimos que esperar nuestro turno un buen rato, como de costumbre, reviviendo cuando esperábamos con ilusión para escuchar el corazón de Aritz. 

No sabía como reaccionaría ella, ni como explicárselo, temía que ella tampoco entendiese porque no había ido al hospital. Cuando pasamos a la consulta, ella se alegró mucho de vernos al pensar que volvíamos con un embarazo, se lo conté de golpe y cambió su cara. Por suerte, no me echó en cara no haber ido al hospital, aunque si que le desconcertó mi manera de actuar, imagino que por no ser lo habitual. 

Hablamos de los anteriores abortos, y nos dijo que si queríamos ser padres, que fuésemos a por todas, directos a fertilidad. Otra vez, pensar en pruebas, esperas… Pero era lo que debíamos hacer, para evitar perder más embarazos teníamos que dar con el problema. Ya nos habían hecho algunas pruebas sin encontrar nada, sabíamos que para las siguientes debíamos ir a un centro distinto, y entrar en la lista de espera, es desesperanzador… Es como volver a empezar de cero, una vez más. 

Nos dio hora para comprobar con una ecografia si había expulsado todo, una semana después. Es mañana, volveremos a pisar esa sala en la que supimos que nuestro hijo ya no tenía vida. Como odio esa sala, ese hospital. Me avisó que me ponía la hora en obstétricas, es decir, que estaríamos en la sala de espera con felices embarazadas, y yo vacía. Pero eso ya me ha pasado muchas veces en estos años. 

Lo más deprimente es que ahora debemos dejar pasar un ciclo, hasta volverlo a intentar. Apenas hace un par de ciclos que dejamos de esperar el tiempo que nos recomendaron después del parto de Aritz, y volvemos a estar encallados. Me siento como si no pudiésemos avanzar, no podemos seguir peleando por nuestro sueño. Se que solamente es un ciclo más, de entre tantos que hemos esperado, pero me entristece. Se me hace una eternidad…

Si tuviésemos algo de dinero podríamos salir a comer, despejarnos, irnos un par de días, intentar distraernos… Pero es el peor de los meses, hemos cobrado medio sueldo, y encerrados en casa esto se hace insoportable. No puedo dormir, me levanto sin ganas de nada, tarde, y cuando me animo a salir a pasear, se pone a llover como si fuese el fin del mundo. Comería hasta reventar para calmar la ansiedad, pero la despensa está bajo mínimos… parece que no tengo derecho a compensar mis penas con ningún placer. 

Suerte de Mamífero, que está muy pendiente de mi, es mi gran apoyo. Me despierta paciente y amoroso, sabiendo que no quiero abrir los ojos porque me cuesta vivir esta realidad. Mientras duermo, al menos, el tiempo pasa rápido, cuando consigo dormirme, claro. El cansancio que acumulo hace que coja un sueño muy profundo. Él me deja dormir un poco más, es el único vicio que tengo, dejarme descansar. Vuelve más tarde con abrazos, sonrisas y caricias… Consigue hacerme reír otra vez…  por las mañanas, alargamos esos momentos felices todo lo que podemos. Hace que tenga ganas de volver a empezar, tenerle a mi lado es el motor que me permite seguir adelante. 

Mientras tanto, la gente opina, los que nos quieren nos ofrecen consejos, y normalmente, aunque no sea su intención, hacen daño. Nos repiten una y mil veces:

“sois jóvenes” (claaro), “no tiene porque volver a pasar” (no tiene porqué pero ya llevamos unas cuantas…), “no os obsesionéis” (como si fuese anormal preocuparse con lo que nos pasa), “podéis tener otro hijo” (si, otro), “tenéis que pasar página y tirar adelante” (venga, el siguiente!!), “no os podéis hundir” (no tenemos derecho ni motivos suficientes…), “mujer abortada, mujer preñada” (que bonita y graciosa la rima!) …

Lo dicen con cariño, no saben que decir, pero duele igualmente, y cansa…  Cuando tienes tal dolor, cada uno lo gestiona como puede, y nadie debe de cuantificar tu dolor, ni decirte como llevarlo. Si simplemente se limitasen a estar presentes, a ofrecer ayuda, escuchar si quieres decir algo, decir lo siento, dar un abrazo… Pero tener que escuchar esas frases hechas, lo que en ese momento no quieres ni necesitas oír, te hace sentir incomprendida. Reabren heridas, y atrasan el proceso.

Además tienes que considerarlo un gesto amable, escondiendo lo que sientes, que es lo que nunca se debe de hacer cuando estás mal.  Te dicen que no te hundas cuando es dónde estás, en la mierda, y es lo normal estar así, lo que toca. Pero sientes que, a sus ojos, lo estás llevando fatal. Nadie puede opinar cuánto tiempo debes estar triste, nadie sabe como es tu dolor, es tuyo. Necesitas comprensión, no que te juzguen, que te permitan estar en el lugar que estás. 

Alguien que se levanta cada mañana con una pena tan grande no debería ser juzgada, el simple hecho de seguir viviendo, de conseguir salir de la cama, sonreír un instante… Son grandes victorias a tener en cuenta, son un gran esfuerzo por salir adelante, aunque después te caigas mil veces más. Las recaídas son parte del proceso, es dejar ir lo que sientes sin aparentar lo que no es. 

Después de seis meses de haber perdido a nuestro hijo, sumamos un aborto más a nuestras espaldas. Hemos estado esforzándonos mucho para seguir este camino de subidas y recaídas, y seguimos adelante. Habíamos conseguido recuperar de nuevo la alegría por un nuevo embarazo, y de nuevo otro mazazo. 

Mañana nos toca enfrentarnos a ese hospital, a esa sala, a ese doctor… La última vez que estuve ante ese ecografo, fue para confirmar también, que no quedaban restos de lo que acompañaba a mi hijo. Mi útero estaba vacío, y verlo así, fue lo más triste que me pasó después de días de haber parido. Como si fuese una broma macabra, el ginecólogo me dio la imagen de mi útero vacío… Guardo esa ecografia, es la última que cierra el ciclo del crecimiento de nuestro hijo. 

Tengo miedo de revivir demasiadas emociones, solo quiero que pase el día, la semana, el mes… Me aterroriza pensar que queden restos y tener que pasar por un legrado después de todo… o que encuentre algo que no esté bien, y eso nos aleje más de nuestro sueño. 

Por momentos, me viene a la cabeza la estúpida idea de que podría estar embarazada, que quizá solo ha sido un sangrado y algo sigue vivo ahí dentro. A lo mejor, pienso inocente, la vida nos da una sorpresa, y mañana es un día feliz. No estoy loca, se que no es posible, que es enfermizo, pero es mi único consuelo ahora mismo. Prefiero tener vivo un único pensamiento positivo que luche contra todo lo negativo. No me cojo a eso como una esperanza, pero sería bonito, ¿verdad?

Siendo realista y práctica, necesito ir a esa ecografia y verlo por mi misma. Otra vez, confirmar que mi útero sigue deshabitado, para poder empezar a asumir otra pérdida, y como dicen, seguir adelante.

 

1456141_10202537802037412_387156677_n.jpg

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

 

 

Opciones ante un aborto temprano, y porque elegí el manejo expectante

El aborto, se define como la interrupción de un embarazo antes de los 180 días de gestación, y puede ser espontáneo o inducido. Es un proceso en el que se expulsa el producto gestacional por vía vaginal, acompañado de sangre, y mediante contracciones del útero. Existen varios procedimientos que podemos seguir, os los detallo un poco a continuación.

 

Podemos elegir un aborto quirúrgico si así deseamos. Si no se termina de expulsar todo, o existe un riesgo para la mujer, también se opta por esta vía. Previa desinfección, se dilata el cuello uterino, y se practica un legrado (raspado), o una aspiración que es menos invasiva. El procedimiento de vaciado se hace preferentemente con control ecográfico para mayor seguridad.

Para estos procedimientos, al precisar de anestesia (general o local a elección de la paciente), es conveniente no haber comido en las 8 horas previas a la intervención, y acudir acompañada. Si se la anestesia es local, las molestias suelen ser parecidas a las de una menstruación. El proceso no suele durar más de 15 minutos, y después, se tiene a la paciente una hora en observación. Normalmente no es necesaria la hospitalización, y se hace un control en las semanas posteriores para verificar que no queden restos, y si quedasen, debe repetirse la intervención.

Hasta las 18 semanas de gestación, el proceso quirúrgico es similar aunque con anestesia general, pudiendo requerir a partir de las 12, medicación para ablandar y dilatar el cuello del útero. También requiere un mayor tiempo de observación posteriormente. A partir de las 19 semanas de gestación, además de la medicación para prepararación cervical previa, puede requerirse medicación para inducir las contracciones, y posteriormente, se requieren 24 horas de ingreso en observación.

Antes de la séptima semana de gestación, en el caso que no desees ni necesites un legrado, y quieras acelerar el proceso, existe la opción del aborto farmacológico. Se toma una medicación (bajo prescipción médica), que puede desencadenar el proceso, aunque no siempre es efectiva, y puedes esperar a que ocurra en tu domicilio, o bien en el hospital, dónde te sientas mejor.

Si se opta por un manejo expectante, el proceso es distinto, se trata de dejar que el cuerpo empiece por si mismo el proceso de dilatación y expulsión. Es un proceso más largo y doloroso físicamente, pero para muchas mujeres, es la mejor manera de despedirse de su bebé, y lo prefieren al tener menores riesgos y ser menos invasivo.

El sangrado puede ser escaso, y durar un mínimo de 3-5 días, aunque se estima una media de 8-10 días, pero también puede permanecer hasta la siguiente menstruación. Eso depende de cada caso en particular, por lo que hay que estar atentas que no se produzcan hemorragias intensas o dolor excesivo. Se sienten contracciones en la expulsión, y normalmente después de haber expulsado el saco gestacional, el sangrado debe ir disminuyendo a medida que se acaba de expulsar el tejido endometrial.

El dolor es como las de una regla intensa, y se pueden tomar los mismos analgésicos que usarías para paliar un cólico menstrual, si lo deseas. Aunque se de sangrado, es posible que no se haya expulsado todo, por lo que se recomienda un control ecográfico cuando se termina el proceso y con una regla de por medio (que acaba de limpiar) para verificarlo.

 

 

VENTAJAS, DESVENTAJAS Y RIESGOS

La mujer tiene derecho a optar por un aborto quirúrgico, una inducción farmacológica del aborto, o bien, el manejo expectante del mismo. Todas las opciones son igual de válidas, aunque tienen ciertas ventajas y desventajas que la mujer debe de saber y valorar para decidir.

Las principales ventajas del procedimiento quirúrgico son principalmente el factor tiempo y la sensación de seguridad que puede aportarle a la mujer el entorno clínico. Cuando una mujer sabe que su bebé no vive o debe interrumpir el el embarazo por alguna razón, tener que esperar a que se desencadene el proceso puede ser muy duro emocionalmente. Por lo que si prefiere acabar cuanto antes, elegir este proceso es lo mejor para ella. Además, el procedimiento quirúrgico suele ser poco doloroso en comparación con el manejo expectante, y los días de sangrado suelen ser menos al ser un proceso más rápido.

Por otro lado, el manejo expectante, ha demostrado tener numerosos beneficios, y menores riesgos que el procedimiento quirúrgico. Según un estudio publicado por la Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS (os dejo el enlace al final), el riesgo de infecciones y hemorragias es menor si se opta por el manejo expectante.

Además de los riesgos asociados a la anestesia, un legrado conlleva mayor riesgo de abortos futuros y deja una cicatriz en las paredes del útero que puede dificultar un nuevo embarazo. Entre otros riesgos, existe riesgo de perforación de útero, disminución del grosor uterino, y la aparición de adhesiones o adherencias.  El proceso quirúrgico inhibe el baño hormonal de oxitocina, que es un antidepresivo natural que ayuda a empezar el proceso de duelo y hacerlo más llevadero.

13769051423_f8f4eda2ce_o.jpg

 

PORQUE ELEGÍ EL MANEJO EXPECTANTE

En mi caso, por tener problemas de implantación, y abortos de repetición, lo último que me convenía era legrarme, así que lo tenía muy claro. Y en el caso de no haber una expulsión completa, siempre quedaba la opción de acudir al hospital. Solamente me apoyaba Mamífero, mis padres no entendían mi postura de no querer ir al hospital. Es difícil afrontar tus propios miedos a que algo vaya mal, y añadir la presión externa.

Quiero dar luz a las mujeres que, como yo, deciden hacer un manejo expectante del aborto, y dejar que todo siga su curso. Ya que por lo general carecemos de información, apoyo médico y de nuestro entorno, y normalmente no nos dan opciones, cuando es nuestro derecho.

Obviamente, es algo que debe hacerse siempre que tu salud no esté en peligro, y ser consciente de que lo que puede suceder para actuar ante hemorragias, infecciones u otras complicaciones. Es una decisión muy personal, que debe tomarse bien informada y segura, ya que en una situación así, el estrés y el miedo pueden complicar el proceso.

Por supuesto, si prefieres acudir a un hospital, la decisión es igual de respetable. Lo vital es que elijas lo que te haga sentir más segura, y tranquila. Cuando el aborto no se ha desencadenado por si solo y es inducido (bien por estar retenido, o por ser electivo), también se puede provocar la expulsión mediante medicación. En ese caso, el proceso que sigue es parecido al de un aborto espontáneo, así que la información que comparto también te puede ayudar a lidiar con el proceso.

Un aborto no deja de ser un pequeño parto, intervienen los mismos mecanismos, y nuestra amiga oxitocina, que nos proporciona placer y contracciones, es muy tímida y miedosa. Por eso debemos estar cuanto más relajadas y seguras, mejor, para ayudar a que las contracciones aparezcan, sean efectivas y ayuden a nuestro útero a limpiarse.

Es importante controlar que no se de un volumen de sangrado excesivo, ni dolores muy agudos. Y que en los días posteriores, vigilar que no haya fiebre, o malos olores. Mientras que no se de ninguno de estos síntomas, es seguro estar en casa, dejar pasar el tiempo, y no tener ninguna prisa por acelerarlo. Y cuando aparezca la siguiente regla, es recomendable verificar con una ecografía que se ha expulsado todo correctamente.

Físicamente, y de cara a la recuperación anímica también, es beneficioso que el proceso se desencadene por si solo. Y este era uno de mis principales motivos para elegir el manejo expectante, poder elaborar bien el duelo desde primer momento y dejar que cuerpo y mente asimilasen lo que pasaba.  El subidón de oxitocina es de gran ayuda, aunque la pena inmensa no te la quita nadie, pero el cuerpo sabe lo que hace, y nos da esa ayuda para encarar la nueva situación. Después de varios abortos, y de haber tenido un parto natural, no tengo dudas de que he podido seguir adelante con más facilidad gracias a respetar los tiempos y dejarme fluir.

En la siguiente entrada, os comparto lo que escribí durante mi último aborto, que fue después del embarazo de Aritz y antes del de Biel. Tuve tres abortos más, antes de concebir a Aritz, todos ellos se detuvieron entre la 5a i 6a semana de embarazo. Siempre los he pasado en casa, o en el el trabajo. Por suerte, nunca me han legrado. Así que comparto este como reflejo de los anteriores ya que fueron procesos similares.

 

Os dejo estos enlaces por si queréis tener más información, espero que os sea de ayuda, aunque deseo que no los necesitéis por estar sufriendo un aborto.

Parir los restos, manejo expectante del aborto espontáneo, artículo de EPEN:

https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2010/02/14/parir-los-restos-manejo-expectante-aborto-espontaneo

Información sobre el legrado, ventajas, desventajas y peligros, artículo de EPEN:

https://www.elpartoesnuestro.es/informacion/embarazo/el-legrado

Conducta expectante versus tratamiento quirúrgico para el aborto espontáneo, informe de la biblioteca de salud reproductiva de la OMS:

http://apps.who.int/rhl/pregnancy_childbirth/antenatal_care/miscarriage/awcom1/es/

Relato sobre el manejo expectante del aborto: mi segundo parto, publicado en Mimos y Teta:

http://mimosytetablog.com/relato-sobre-el-manejo-expectante-del-aborto-mi-segundo-parto/

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤