Porteando con mochila y fular elástico

Hace un par de semanas que nos ha llegado una mochila, y quiero contaros qué tal la experiencia, aunque ya os adelanto que estamos encantados con ella!!

Para mi cumpleaños, nos visitó mi madre con unas amigas, que nos hicieron varios regalitos y una colecta para el fondo de los pañales de Biel (os estamos muy agradecidos!). Y además, una de ellas nos dio algo más (mil gracias F.!!) para comprar la mochila que necesitábamos para combinar con el fular elástico. Como dice Hobbita, nunca se sabe cuántos portabebés necesitarás, ya que entre cacas explosivas y regurgitaciones, es muy posible que acaben en la lavadora pronto, y hasta que se seca el damnificado, necesitas un recambio.

Hemos optado por la Buzzidil standard, una mochila parecida a la Manduca, la cual nos han recomendado mucho y tuve oportunidad de comprobar que si, es comodísima. Se pueden cruzar las tiras de la espalda, y también usarse como un ombuhimo para no forzar el suelo pélvico, tiene muchos ajustes para comodidad del porteador y acomodarla también al cuerpo del bebé según vaya creciendo. Pero lo que más me gusta de esta mochila (además de sus diseños molones y lo fácil que es de colocar) son estos tres puntos:

  • Está toda hecha con tela de fular (algodón orgánico), por lo que es resistente, cómoda para el bebé, y muy ajustable a su cuerpo.
  • El panel se puede reducir y agrandar para poder llevar al bebé recién nacido siempre en la postura fisiológica de ranita, algo que con Manduca no es posible.
  • El modelo standard sirve desde los 2 meses hasta los 36 aproximadamente, así que tenemos mochila para mucho tiempo!

Existen dos modelos más, una “baby” que se puede usar desde el nacimiento hasta los 18 meses, y una “toddler”para bebés desde 8 meses y hasta los 4 años. Optamos por esta intermedia porque la podemos empezar a usar pronto y durará mucho. De hecho, aunque Biel todavía tiene 7 semanas ya la ha estrenado y va perfectamente cómodo en ella.

Esta mochila modelo “versatile” incluye mejoras como reductores de cinturón y tiras de espalda para tallas pequeñas, que hacen que la mochila se adapte a porteadores grandes o pequeños (de 60 a 120 centímetros de cintura) con rápidos ajustes, y además, vende por separado un extensor para hacerla más grande si hace falta. Estos ajustes también permiten que puedas acercar más la cabeza del bebé cuando se portea a la espalda. También han incluido un enganche que permite convertir la mochila en un “hipseat”, un rápido asiento para cuando los bebés quieren estar en brazos y andar a ratos, o simplemente, llevarla doblada a la cintura. Para los modelos antiguos también venden este enganche para poderla convertir, y como accesorio también tienen una bolsita para llevar cosas pequeñas y colgarla en el cinturón.

La hemos comprado en la página de mibbmemima, que me gustó mucho por lo bien que explica los portabebés que vende con vídeos. Además, ofrece un servicio post-venta por si nos asaltan las dudas en casa. Nos estamos familiarizando con ella, y como tiene múltiples ajustes y posiciones para acomodarse tanto al bebé como al porteador, tenemos que aprender algunos trucos todavía. Tiene una capucha que se puede poner en varias posiciones o doblarla para hacer un refuerzo en el cuello. El bebé se puede llevar delante, atrás o a la cadera, y para dar el pecho, solamente hace falta alargar la tira del lado que quieras, muy fácil!!

De momento, la sensación es muy buena, comodísima, muy fácil y rápida para subir al bebé. Para recados cortos es muy práctica comparada con el fular, si la llevas ya ajustada a tu tamaño, la puedes llevar atada a la cintura y solamente tienes que montar al bebé y subir las tiras de la espalda. Para caminatas largas también he comprobado que es muy cómoda, no se carga la espalda ni se clava por ninguna parte, el reparto del peso es como el de una buena mochila de montaña. Al ser una sola capa de algodón apenas da calor, mucho más fresca comparado con el fular elástico que va pegado al cuerpo.

Los únicos contras que le he encontrado es que las tiras son bastante anchas, al menos para personas pequeñas como yo, y no se aguantan  bien hasta que cierras la tira del esternón. Aunque no molestan nada porque son cómodas, ni se caen al cerrar el enganche que las une. LLevando las tiras cruzadas es un poco incómodo sentarse ya que al apoyarte sobre la espalda te clavas alguna cosilla, pero está pensada para andar, y si vas a usarla sentada es mejor llevarlas sin cruzar como una mochila y sin problemas. Solamente puede molestar el enganche del esternón si lo llevas bajito, pero llevándolo alto no. Si me siento lo abro y luego lo vuelvo a cerrar, algo que cuesta un poco según la altura a la que lo lleves, pero eso pasa con todas las mochilas de este tipo. Nos falta probarla a la espalda y cadera, así que de momento no os puedo contar qué tal funciona así.

El paseo que hemos hecho esta semana 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por otro lado, seguí practicando con el fular, y pude hacer la cruz envolvente con Biel a cuestas!! Os conté ( aquí ) que con el preanudado básico no me encontraba cómoda del todo, y Hobbita ( podéis leer sus experiencias con el porteo en su blog )me animó a probar este. Al principio no me atrevía por miedo a no saber sujetar a Biel y hacer el nudo a la vez (el preanudado se anuda antes, como indica su nombre, y después metes al bebé). Y me gustó mucho el resultado, es un nudo cómodo para la espalda, y más fresquito. El ajuste es mucho mejor, y Biel fue mucho más cómodo, ya que no va tan tapado por arriba. Además, conseguí sacarme a Biel y volverlo a meter sin deshacer el nudo. No se como, pero conseguí convertirlo en un preanudado, aunque forzando bastante la tela, claro, y supongo que cuando Biel crezca ya no será posible esta opción. Al final, le voy a coger el gusto a esto de los nudos, y ya le voy perdiendo el miedo a hacerlo con Biel encima y sola. Os dejo un par de fotos del nudo (orgullosa que estoy!), veréis que está demasiado bajo, pero lo rectifiqué después 😉

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤

 

Anuncios

11 comentarios en “Porteando con mochila y fular elástico

  1. Ay!! No se si te llegué a comentar esta entrada pero, gracias por la mención!! ^_^. El nudo de la cruz envolvente es guay. Yo ahora quiero aprender el canguro y el bucle a la cadera aunque de momento han sido dos fracasos absolutos por la no colaboración de la Habichuela con su torpi madre,

    Le gusta a 1 persona

    • Te veo muy motivada!
      Ya contarás qué tal cuando lo consigas si te deja Habi 😉
      A mi me pasa lo mismo, los probaría todos, pero mi monete solamente quiere fular cuando esta modo zen… Sino, dice que apretado y sin libertad de movimientos no se queda. Y claro, estar manoseándolo para probar mientras duerme es ganarse una bronca y con motivos.
      Cuando porteamos en casa es para dormirle y hacer cosas, así que vamos a lo práctico: la mochila que no se enfada o le dura segundos el berrinche.
      Espero poder practicar con un fular tejido cuando sea más mayor y ya entienda (si es que le gusta), porque sino me quedaré con las ganas…

      Me gusta

  2. Jo, me he venido corriendo a leer la entrada, pero no logro visualizar cómo es y las fotos desde el móvil se ven demasiado pequeñas… Voy a necesitar buscarla por la red porque no entiendo bien el sistema, es mochila pero se anuda?? Eso es como una meichila? Además, no he entendido, cuando la comparas con la Manduca, a qué te refieres con lo del panel, porque si hablas de la zona frontal de la mochila la Manduca también tiene dos posiciones para hacerla evolutiva (aunque sólo hay dos opciones; frontal cerrado para hacerla pequeña y abierto para grande), y en las curvas te da la posibilidad de llevarla con un recién nacido gracias al asientito de tela del interior. Necesitaría que me explicaras la diferencia con la tuya, si es que al ser talla toddler tiene estribos o algo así, para niños grandote.

    Le gusta a 1 persona

    • En el post está el enlace de la tienda donde la compré, pero se ve mejor en su blog 😉
      http://mibbmemima.com/como-ajustar-tu-buzzidil/
      No se anuda, es mochila completamente. La diferencia con el panel de la Manduca es que ésta tiene dos posiciones: abierto o cerrado. Mientras que la Buzzi ajusta punto por punto laterales y cuello para ajustarse mejor. Para las tiras de la espalda en menores de 6 meses, tienen un enganche en el cinturón en vez de sujetarse en el panel, para no crear tensión en la espalda del recién nacido.
      El puente también se ajusta punto por punto frunciendo la tela (como un mei-tai eviolutivo), por lo que puedes ir ampliando la tela de corva a corva según crece.
      La que tengo yo no es toddler, pero sirve hasta los 3 años aprox. y existe una XL que todavía abarca más. La he comparado con la manduca, y extendida del todo es más ancha de corvas y larga, por lo que tendrá más vida útil 🙂
      Es muy,muy recomendable. La única pega que le encuentro es que las tiras son un algo más anchas (las de la Manduca son el tamaño ideal para mi), y si eres de espalda pequeña como yo, pierdes algo de movilidad si vas a hacer cosas moviendo los brazos y al final se cargan un poco las cervicales. Eso lo noto si me pongo a hacer cosas en casa muy a saco varias horas (rollo pasar el aspirador, fregar, guardar cosas en armarios subiendo brazos…), pero para andar son muy cómodas. Al papá el tamaño de las tiras le va genial 😉

      Le gusta a 1 persona

  3. Ya la he encontrado jejejej
    http://kangarunga.es/blog/mochilas-portabebes-buzzidil-detalles-que-las-hacen-unicas/
    Ahora comprendo lo que decías de los ajustes, me parecen muy chulos y efectivamente muy evolutivos. Aunque no sé si serán muy cómodos para el porteador.
    Una pregunta, la capucha cerrada no te la clavas en el cuello tu? porque a mi me ahoga la de la Manduca, y al final sólo enganchó uno de los dos extremos, suficiente para recogerle la cabecita a Repolli pero sin ahogarme a mi

    Le gusta a 1 persona

    • En esta página se ve mucho mejor, si!
      Los ajustes son muy cómodos, están accesibles.
      Si que es verdad lo que dices de la capucha en la Manduca, quedan un pelín altos los enganches… Si se reduce la tira en el primer ajuste que tiene, ya quedan más cerca del bebé y no molesta, pero con bebés mayores supongo que es necesario que vayan abiertos…
      Estoy mirando, y creo que el enganche podría sacarse de la tira y volverlo a poner en el primer trocito de tira, no? Ahí no molestaría. O sino, hacer algún apaño y colocar algo dónde agarrarla.
      En la Buzzi la capucha no molesta nada, tiene unas tiras largas para ponerla más o menos cerca 🙂

      Le gusta a 1 persona

  4. Pingback: Porteando: la ropa | mamiferizando...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s