Mamífero

Me he dado cuenta de que tengo una dificultad cuando menciono a mi pareja, el padre de mis hijos, mi compañero de vida… Mi “pareja”, a la que muchos que me leéis conocéis por su nombre, merece un sobrenombre, ya que no quiero usar el suyo real por respeto a su intimidad (aunque tampoco es algo que escondamos…).

Llevamos demasiado tiempo juntos como para que me suene raro decir: “mi novio”, en plan adolescente o recién emparejados. No estamos casados, aunque siempre decimos que nos sentimos como si lo estuviésemos, casados en el alma, pero sin papeles. Así que no me siento cómoda llamándole “marido”, ni aunque lo estuviésemos, no me veo como “mujer de”. Así que, cada vez que le menciono, decido usar el termino pareja porque me parece el más adecuado, pero aún así, no me gusta reiterarme en que es “MI” algo, ni creo que por estar juntos seamos un pack-pareja-indivisible. No sé, es darle demasiadas vueltas, pero soy así, me lío sola.

Tampoco, a nivel “literario” (vamos a ponernos en plan “pro”),  me gusta como queda. Prefiero un nombre, sin artículo, una palabra que le describa o le adjudique una personalidad a su “personaje”. Y hoy, pensando en como enfoco la vida, el blog, mis reflexiones, mi paja mental vaya… he pensado, si yo soy Mamífera, él es Mamífero!! Claro, si es que no puede ser más obvio, ¿acaso me puedo reproducir con una ameba?

Mara amamantando

Mara amamantando

Además él es muy mamífero: natural, de instinto y personalidad marcada. Es mi animalillo preferido, al que entiendo con un gruñido y me enamora tal como es, sin pretender ser un humano “tipo”. Además es de las pocas personas que entiende mi rollo mamiferizador, escucha mis divagaciones sobre la humanidad, la alienación del instinto y el acolchamiento mental de sociedad. Y lo mejor es que las aprecia, le gusta que sea tan extrema, conectamos en esos abismos.

El otro día, antes de publicar Mujeres empoderadas = sistema amenazado, dudé, porque no estaba segura de si cuadraba, si debía eliminar algo o añadir, o obviar esa entrada de filosofia barata. Es que yo soy muy punk, y me da por ir demasiado lejos en algunos temas, y me daba miedo ofender a alguien con mis opinones, o que fuese un tema demasiado denso. Además suelo escribir, escribir, escribir…. y divagar mucho, ahondar en temas y saltar a otros, soy muy caótica, porqué escribo tal como me viene a la mente. Acabo con un texto de 5000 palabras, en el que sobran más de la mitad, y la otra, no tiene sentido ni dirección aparente. Así que acabo borrando, resumiendo, reestructurando, y al final, intento quedarme con una idea esencial, o varias, aunque reconozco que se me da bastante mal ir al tema ( ya lo véis).

En esa entrada, tocando temas que suelen resentir, como la crianza, lactancia, apego, etc., en el ego y autoestima de las madres, tan presionadas por el patriarcado… y uniéndolo con mi ideologia, que es bastante antisistema, se me hacía que era quizá demasiado radical y podía resultar incómoda para quien lo viese desde una perspectiva opuesta. Y no era por temer que no gustase, lo que más me preocupaba era no herir a nadie. Porque soy muy punki, pero también soy sensiblona…

Así que, volviendo al redil, se lo pasé a Mamífero, para que me diese su opinión, que siempre me ayuda a decidirme. Es la primera vez que le he dado a leer algo antes de publicar, y eso que he tocado temas delicados. Pero ese día, sentí que estaba dejando demasiado de mi “yo” opinóloga, que era muy parcial, y demasiado personal. Y no es que quiera ser subjetiva, impersonal, o distante, todo lo contrario, no lo puedo evitar. La cosa es que no quería hacer apología de nada, aunque necesitaba expresar mi rabia y mi sentir. Contradicciones de Mamífera Punkífera Emotiva (ese es mi verdadero nombre, el que debería de aparecer en mi DNI).

Mamífero, se lo leyó, atenta y pacientemente, mientras yo esperaba, insegura, su reacción. Su respuesta fue aplastante, dijo que le había encantado, que era el primer post, en el que veía reflejada mi personalidad, que estaba bien estructurado, y que le pareció muy interesante. Incluso me remarcó los puntos y las frases que le gustaban como si fuesen lemas políticos. ¿Y que va a decir mi mamífero? pensé: si él está de acuerdo en todo lo que pienso, si también es un bicho raro! Seguimos hablando sobre el tema, y él me decía cosas todavía más extremas, rozando lo políticamente incorrecto, y se me caía la baba de ver que es tan mamífero como yo, ¡o más!

Y yo en plan: ” no, pero tenemos que tener en cuenta que esto lo puede leer alguien que piense totalmente lo contrario, y yo quiero ser respetuosa…”

Y Mamífero Radikal, que ese es su apellido, decía que eso era para mi blog, y a quién no le gustase, se fuese a otro…

Y yo: “pero no quiero herir la sensibilidad de las madres, porque siempre se les exige hacer lo correcto, y la culpa es del sistema que las hace vulnerables a los juicios ajenos….”

Y Mamífero, como siempre, supo hacerme ver que yo tenía que escribir para mi, como lo he hecho siempre, y me empoderó, me dio el empujón para que me sintiese orgullosa de como pienso, y lo compartiese.

Como dijo él: “Quizá no le guste ni le sirva a muchos, pero las que opinan como tu, lo valorarán, e incluso, puede que a alguien que lo lea, le abra los ojos en algún sentido.”

Y así nos pasamos un buen rato, mamiferizando, por eso es y será mi Mamífero, hecho a medida de Mamífera.

A tu, que sé que m’estás llegint de bon matí, abans de marxar a la feina, amb el cafetó i la soneta enganxada encara, perquè ets el meu millor fan… T’envio un bon día mamífer! 

Traduzco del catalán:

A ti, que se que me estás leyendo de buena mañana, antes de irte al trabajo, con el cafetito i el sueñecillo todavía enganchado, porqué  eres mi mejor fan… ¡Te envío un buenos días mamífero!

Mamiferizando: Método canguro, apego seguro

Mamiferizando: Método canguro, apego seguro

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤