¡Por fin se acaba el año!!

En la casita mamífera el fin de año se presenta tranquilo, hogareño, sencillo, y normal, como un día más. Os explico mi día:

Lo más parecido a un ritual de fin de año que he hecho ha sido lavar las fundas del sofá, por aquello de que se vaya lo malo… No, en realidad es por que ya les tocaba. Es que estoy en plan nidificar a tope, y lo que me apetece es hacer cositas en casa, arreglar las cosas que tengo pendientes para recibir a Biel, y aprovechar la energía que todavía tengo, a ratos, que cada vez es menos.

He desayunado fuerte, una bocadillo de tortilla francesa, mientras revisaba  redes sociales, y contestaba mails,  mensajes y notificaciones varias, como de costumbre. Y he leído algunas de las entradas que publican los blogs que sigo, plagadas de buenos deseos, propósitos de año nuevo, resúmenes, y esas cosas que se suelen hacer. Todo de muy buen rollo para empezar el último día del año 😀

Como este año ha sido un poco pesadete, en vez de currarme un post revisándolo, he tirado del informe de wordpress del blog, y lo he posteado, tan ancha… Y habiendo mencionado ya lo bueno del blog, como soy así de raruna y voy contracorriente, he decidido, darle la vuelta al tópico y mencionar los diez post menos leídos del año!! (bieeen)

¿Por que? Porque considero que algunos son interesantes, o les puse mucha energía y han quedado en el olvido, y los quiero airear. Y están en desigualdad de condiciones, frente a las cientos de visitas que han recibido los demás, hágase justicia!! Sobre todo los tres últimos, a ver si llegan a alguien que no los haya leído! 😉

 

Dicho esto, y a modo de reflexión, aclaro que aunque notablemente, escribo cosas que no le interesan a casi nadie, esto no influirá en la decisión de futuras temáticas. Vamos, que seguiré escribiendo de cosas anatema aunque no me lleve ni un “me gusta”, porque este corralito que es mi blog, está para que me exprese sin censura, y libremente sobre lo que me apetezca 😀

Después de este inciso raro, sigo con la orden del día:

He puesto dos lavadoras y las he tendido, que hace una temperatura bastante agradable para ser estas fechas. He recogido otras dos lavadoras (si, la maquina está currando mucho últimamente), una de ellas de minicositas de Biel.

Y luego me he puesto a preparar la cena de hoy, sin lujos, una simple y espectacular a la vez, lasaña de verduras mamífera (marca registrada). Plato que puede parecer austero pero a nosotros nos encanta. Se compone de verduras asadas amorosamente (si puede ser en la chimenea, mejor): calabacines, pimientos rojos y verdes, zanahorias, cebollas, berenjena… y tres salsas caseras que tenía congeladas y me apañan muy bien estos platos: de calabaza, boniato y puerro, y salsa de tomate y verduras. Todo ello coronado por el queso gratinado de encima, que parecemos flexivegetarianos, pero no, pecamos mucho.

Con las campanadas tomaremos yo: las clásicas uvas, y Mamífero: olivas, su tradición es sagrada. A ver si no nos quedamos dormidos como anteriores años… Porque en casa no vemos esos rollos  programas festivos de fin de año (los odio bastante), y muchos años se nos ha pasado la hora, o nos hemos quedado dormidos antes de tiempo… Estoy pensando en buscar unas campanadas alternativas para ver por internet o escuchar en la radio y estar alerta, ¿alguna sugerencia?

Como propósitos de año nuevo me marco los de siempre, más o menos, incluyendo este año a Biel en ellos 🙂

  • Ser feliz, disfrutar y agradecer cada momento, e intentar dar lo mejor de mi. En esta se incluye ser una buena mamá claro, o lo mejor que pueda, y disfrutar de Biel, y los demás mamíferos de la casa. A este punto que es el más esencial, le añado un plus simbólico que he visto que muchos vais a hacer: escribir en un papelito cada cosa buena que me ocurra, sienta, piense… e introducirlo en un bote durante todo el año para poder hacer un compendio de felicidad el año que viene. El primer papelito ya se que va a llevar escrito: recibir el año nuevo con Mamífero, los minimamiferitos animalescos, y sobre todo, con Biel el mi barrigota.
  • Leer las decenas de libros que tengo pendientes, y acabar los que tengo empezados.
  • Continuar con mis principios de llevar una vida humilde, sana, ecológica, y estar en paz con el mundo, más si cabe, y todo lo que pueda.
  • Seguir escribiendo, a ver si es compaginable con la maternidad.
  • Enfadarme, agobiarme o estresarme lo menos posible, y si es inevitable, soltarlo de manera que no dañe a los demás. Este con un bebé por medio va a ser dificilillo, lo se… Por eso, añado un subpunto: que me importe menos que la casa esté sucia, desordenada, o que las cosas no me salgan como me planteo.
  • ¡Hacer muchas fotos!!! No me quiero perder detalle de como crece nuestro hijo, aunque para eso, creo que debemos ir pensando en ahorrar para una cámara decente…

No se me ocurren demasiadas cosas, y tampoco me quiero proponer demasiados imposibles. Siendo realista, con un bebé, lo más que puedo proponerme es que el cansancio no me pase demasiada factura (¡que no sea como las de la luz por favor!), y estar todo lo que pueda en modo zen, algo insostenible a la larga.

Os dejo un par de fotos actuales (siento la pésima calidad…), estando de 31 semanas 🙂

 

¿Y a vosotros como se os presenta el fin-principio de año?

Os deseo una buena nochevieja, sin atragantamientos de uva ni empachos, y que el 2016 se porte muy bien con tod@s vosotros.

 

Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartir, comentar, darle a me gusta y seguir mi blog! Gracias por leerme 🙂

Abrazos mamíferos ❤